viernes, 3 de octubre de 2008

BIENVENIDO AL CLUB, PAQUITO.


Escucha este Artículo en Audio


Ya ni se acuerda cuando fue que la gente dejó de llamarle Don Francisco, o Don Paco. Su aspecto de encanecido abuelete de cuento, junto con la familiaridad que le habían tomado, había logrado que, poco a poco, sus vecinos comenzaran a llamarle Paquito. A él no le disgustaba y le permitía un eslogan político muy juguetón: “Paquito, pa Quito”.

Cómo a todo abuelete, a Paquito le fascinaba recordar sus heroicas batallitas, tiempos pasados cuando su espíritu aguerrido rindió tributo a la gloria patria. Y la Patria, generosa con sus héroes, supo premiar sus meritorios actos bélicos, con un cargo administrativo de relumbrón, donde poder acomodar su jubilación sin los amenazantes silbidos de proyectiles afeitando sus orejas.

Y en esas se hallaba Paquito, llevando una vida sin sobresaltos, respetado y querido por todos. Cada mañana recorría, sentado en la parte trasera de su auto oficial, escuchando, en la radio, a Diego Oquendo, el camino de su casa a su despacho.

Cómo correspondía a su abolengo, Paquito pertenecía desde hacía tiempo a un Club Social de mucha tradición en la ciudad: El prestigioso “Club Naranja”. Siguiendo el ciclo de vida de este tipo de Clubs, con el tiempo había perdido lucimiento y sus requisitos de entrada, antaño exquisitos y exclusivos, se habían ido rebajando para compensar la desaparición de viejos socios con la sangre renovada de nuevas generaciones. Donde antes se solicitaba una probada trayectoria ideológica respetuosa con los valores programáticos establecidos en los legendarios estatutos del Club Naranja, ahora existía un solo casillero:

“¿Es Ud. de Izquierdas?” Si/NO; seguido de un casillero adicional para los que habían respondido que No con la siguiente pregunta: “¿Ni siquiera un tantito así?” SI/NO; y una última alternativa para los que seguían insistiendo en No: “¿Apoya Ud. a la Selección Nacional?” SI/NO.

Un “sí” en cualquiera de los tres se había convertido en el único requisito, y aún así se hicieron excepciones. El resultado, como no podía ser de otra manera, fue la entrada de morralla que había falseado sus títulos académicos, escoria que había sido expulsada de otros clubs, en fin, lo que cabía esperar.

A Paquito le molestaba esto, pero no le paraba demasiada bola al Club. Siempre pensó que era más lo que ganaba el Club con su presencia, que lo que el Club le aportaba a él.

Un buen día, en el trayecto, le sorprendió ver una larga fila de personajes muy conocidos, muchos de ellos miembros del Club Naranja, haciendo fila frente a la sede social de un nuevo Club, el Club Verde. Le pidió al chofer que parara un instante y se bajó a preguntar.

Ramiro, un conocido socio del Club Naranja, le saludó desde la distancia, sonriente, alzando el brazo:

“¡Paco! ¡Paquito! Acá. ¡Vente pa cá!”

Paquito se dirigió al lugar que le indicaba su buen amigo Ramiro.

“Qué bueno que por fin te animaste, Paquito. Hace tiempo que quería conversar contigo sobre este Club. Es muy importante que te afilies cuanto antes. Va a ser bien bacán, ya verás… Estamos casi todos…”

“Pero… ¿Y el Club Naranja?”

“Pendejada ñaño. Tú sabes que eso se dañó hace ratón. El naranja ya no sirve. Ahora lo “fashion” es el verde.”

Paquito le miraba sorprendido. Qué lejanos parecían los tiempos en que Ramiro le convenció sobre lo bueno que iba a ser para el Club Naranja asociarse con el Club RED de un tal “Lelo”. Que con esa alianza el Club resurgiría de sus cenizas hacia un nuevo amanecer. El mismo Ramiro le había expresado su desprecio por “esa aventura a ninguna parte” que era el Club Verde cuando apareció, apenas dos años atrás.

“Y ¿Qué piden acá?” preguntó Paquito.

“Poca cosa, nada que no podamos hacer.”

“Y ¿por qué van todos los de la fila con los pantalones en los tobillos?”

“Es parte del protocolo. No te preocupes. Además, es más fresco así. A mí me incomodaba mucho al principio, sobre todo para caminar. Parecía un pingüino y a veces tropezaba y me daba un trompazo… ¡Mira, mira ese…! ¡Jua, Jua! Menuda trompada se ha pegao el Arquitecto."

Efectivamente, un conocido Arquitecto azuayo se acababa de caer de morros mientras la fila avanzaba que más parecía el famoso documental, ganador del Oscar, sobre la migración antártica del Pingüino Emperador.

“Yo por eso he optado por la moda escocesa” prosiguió Ramiro mientras señalaba orgulloso su falda tableada a lo highlander. “¿Verdad que me parezco a Mel Gibson en Brave Heart?”

“Claro, claro, como dos gotas de Agua.”

“Ven conmigo que tengo un contacto en la puerta y seguro que, en cuanto les anuncie tu visita, se van a poner muy contentos y te van a dejar pasar sin esperar turno… Una cosa más, creo que uno de los jefazos de la franquicia internacional está hoy de visita. Yo ya le conozco, es un pana muy campechano. Te va a encantar. Lo único es que tiene algunas manías y le gusta que se siga un cierto protocolo con él.”

“¿A parte del tema de los pantalones tobilleros?”

“Si, pero no es nada, no te preocupes. ¿Tu recuerdas cuando fuiste al Vaticano y saludaste con el Papa?”

“Si claro.”

“Pues lo mismo. Le gusta que le saludes de la misma manera.”

“No entiendo… ¿Quiere que le diga Su Santidad?

“No, hombre, no. No seas exagerado. Lo que quiere es que le saludes con el gesto del beso en el anillo.”

“¿Beso en el Anillo? ¡Ni hablar! Faltaría más.”

“Si ya lo hiciste con el Papa, ¿por qué te pones tan exquisito ahora? ¿Qué importará un saludo que otro?”

“Mira, no estoy seguro de querer pertenecer al Club. Yo con el Naranja tengo bastante. Le damos una buena manita de pintura a la sede y ya verás.”

“Que no, Paquito. Hazme caso. La sede naranja no tiene arreglo. Se cae a pedazos. Mira, no quería decírtelo, pero si no te cambias a tiempo te esperan años muy duros y, reconozcámoslo, no estás ya en edad de comenzar de nuevo. Olvida tus remilgos y hazme caso. Te va a gustar el Club Verde.”

Paquito quedó pensativo. No faltaba razón en las palabras de Ramiro. Él quería seguir en su cómodo despacho, a ver pasar la vida con ilusión pero sin sobresaltos.

“Me lo voy a pensar. Quizás en un par de meses.”

“No, Paquito. Tiene que ser ahora. Si no es antes del 28, las inscripciones quedan cerradas. Esta gente, además, no se anda con medias tintas: si no estás con ellos, te consideran su enemigo y van a por ti con todo lo que tengan. Hazme caso, Paquito, únete a nosotros.”

Y Paquito se unió al Club.

Meses más tarde, tras una disputa interna entre un tal Acosta y un señor Barrera, los del Club Verde sacaron de su puesto al viejo Paquito, después de rendirle, eso sí, un sincero homenaje, con reloj y placa conmemorativa, en agradecimiento por la lealtad y los servicios prestados.

13 comentarios:

VIVA QUITO CARAJO dijo...

muy buen post. los socialistas usan a la gnete cuando les son utiles. luego los descartan con una patada en la nalga. todavia esperamos los nombres de los 20 infiltrados que correa prometio para despues de la votacion. solo una correcion: en quito no todos queremos a moncayo

Omar Ochoa dijo...

Jajajajaja que estilo para reseñar algo que a lo mejor los quiteños no cayeron en cuenta.
Felicitaciones JM, excelente post.
Que se cuide el Alcade de Cotacachi, porque como ha Nebot estoy muy seguro, que pronto iniciarán la guerra sucia acostumbrada de SU MAJESTAD

José Luis dijo...

Poco tiempo también les duro la membresía al resto de acaldes adulones y oportunistas, ya no van a la reelección como candidatos oficialistas. Lo dijo su majestad, "señores alcaldes súbanse los pantalones, gracias, solo van los que se los bajaron al inicio”.

Anónimo dijo...

viva quito es un clon q funciona como moderador....Xq ningun quiteño estaria de acuerdo con este maroma de incoherencias

Mejor diganle a nebotcito q d tanto de tanto bla,bla se dedique a profundizar..q digo que inice algun proyecto autonomico como lo hizo paquito el "burocrata" con sus estatutos autonomicos y division de zonas distritales
q funcionan muy bien
ATTE SEBASTIAN

VIVA QUITO CARAJO dijo...

sebastian, llevas razon,me llamo Alberto y NO soy quiteño. nunca dije que lo fuera. 100% chonero pero vivo en quito desde los 6. graduado del americano bachiller técnico agropecuario de la central. vivo por 22 anos en quito y soy auquista hasta las cachas, tanto que me alegre cuando le metimos 3-1al grecia de mi chone del alma el sabado pasado. no quería usar mi mail presisamente para que no me jodieran con eso de no ser quiteño de nacimiento, pero si quieres me escribes y nos tomamos un cafe el dia que quieras. chonero@auquista.com asi que viva quito carajo!!!!! y jm lleva razon moncayo juvilacion anticipada sino al tiempo.

Carlos dijo...

...soy quiteño, nunca simpaticé con la izquierda pero sentía yo un poco de respeto por la ID y especialmente por Rodrigo Borja a quien considrero aún fue en gran estadista comparando con el lúmpen que hemos tenido luego.

Que pena que una carrera política como esa se acabe así y quede en la memoria de las nuevas generaciones asociado junto al resentido social de Lovaina.

De Gonzalez, Baroja y compañía no me extraña en absoluto.

Si me parece cuioso y denigrante que un glorioso ex General, ex Comandante del Glorioso ejército ecuatoriano, condecorado por ganar una guerra se le cuadre de espaldas y calzón abajo a un Teniente coronel golpista venezolano que ha mostrado intervencionismo económico y militar en otro país de la región.

¿Tanta es el hambre o el miedo a la jubilación Paquito?

DoctorObservador dijo...

Te inspiraste JM! Estoy empezando a creer que aquello de los pantalones al tobillo es más que una metáfora...

Fantômas dijo...

Pasate que tengo un regalito para vos!

Soy del Montón

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Juan Montalvo ,

Pronto a Moncayo le aplicara Correa la tecnica del " papel higinico usado " y ya no serviran para nada ... ni el ni su antitecnico aeropuerto .

Y una vez mas Correa utilizo a sus peones .

La patria ya es de todos ...si pero todos los Alvarado , Patiño y Mera . A ese Club de Tobi ya no entra nadie mas , les hacen creer que todavia quedan membresias .

EL AGORERO

Juan Montalvo dijo...

Saludos a todos, disculpen la demora en responder, tengo visitas del exterior en casa y he tenido poco tiempo para conectarme.

VIVA QUITO CARAJO (¿o debería decir VIVA CHONE CARAJO? – Que vivan todos CARAJO!!) gracias por tu visita y comentarios, bienvenido a tu casa. Voy a Quito al menos una vez al mes por temas de trabajo, ya te enviaré un mail para aceptar ese café, a lo mejor lo podemos coordinar con Sebas y todos tan contentos. El asunto de los INFILTRADOS es algo que conviene exigirle al Presi. Si no leíste el post que en su momento publiqué sobre el particular, te lo recomiendo (es uno de los que más me divirtió escribir).

OMAR: me alegra haberte hecho pasar un rato agradable y divertido. Me preocupa que lancen sus huestes contra Auki, a quien considero uno de los pocos políticos de izquierda verdaderamente rescatables en este país. Te recomiendo, si no la has leído ya, la entrevista que le hicieron en la revista COSAS (http://www.cosas.com.ec/index.php?option=com_content&task=view&id=74&Itemid=1)

JOSE LUIS: Muchos han sido los que han vendido su alma al correísmo a cambio de subirse al caballo “ganador” y seguir en la troncha. Recordemos la máxima de los participantes del Foro de Sao Paulo: “Hay sumas que suman, sumas que multiplican y sumas que restan” continuamente evalúan eso para explotar a sus propios colaboradores. Mientras consideren que su aporte y arrejuntamiento les sirve de algo, los aceptarán, en el momento que vean que no se humillan lo suficiente, irán con saña contra ellos.

SEBAS: Estoy seguro que a muchos Quiteños no les agrada la gestión de Moncayo por muchos motivos, aunque, lo que he podido sondear indica que hay una mayoría que aprueba al alcalde. No te arrogues la portavocía de “todos” los quiteños, creo que muchos tienen una idea de la situación cercana al post.

Coincido con tu apreciación sobre la lentitud del proceso en Guayaquil. Hay que admitir que hay unas nuevas reglas del juego y debemos exprimirlas para sacar el máximo partido posible de ellas a favor de la administración autonómica. Precisamente, antes de las elecciones, en un a reunión me preguntaban cual era mi opinión sobre ¿qué hacer si ganaba el sí? A lo que respondí que dieran por sentado que ese era el escenario y que lo primero que teníamos que preparar era el ESTATUTO de AUTONOMÍA y someterlo a referéndum aprobatorio en Guayaquil sin pedirle permiso a nadie. Si este Sr. Correa sólo atiende al “pueblo soberano”, hay que dejar que éste se pronuncie. Correa no podrá negar la validez de un Estatuto aprobado por los Guayaquileños. Si esperamos que sea Correa quien nos ajuste el Estatuto que a él le venga en gana, dirigido desde el Gobierno Central, estamos fritos. En ese sentido, creo que Moncayo se está moviendo mejor que Nebot (sinceramente creo que Moncayo lo hace más defendiendo su asiento que a Quito, pero eso es sólo mi opinión y pudiera estar equivocada).

Gracias por seguir con nosotros. Tus comentarios siempre serán bienvenidos.

CARLOS: Gracias por la opinión de un Quiteño que demuestra que el pensamiento único está lejos de ser la norma en nuestra querida Capital de la República. Un abrazo porteño en la distancia.

DOC: Gracias por los elogios… Espero que no le estén cogiendo gustito al asunto, metafórico hasta ahora, de los pantalones tobilleros… ;D

FANTOMAS: gracias por el link. Acudiremos a tu web a por descargas musicales.

AGORERO: Siempre es igual en este tipo de regímenes colectivistas: en lugar de ser el gobierno de todos, es el gobierno de una élite reducidísima de aduladores del líder máximo (los ejemplos históricos son evidentes: desde Lenin, Mao, hasta Castro, Chávez y Correa, no hay variación en la forma de aplicar el modelo).

Gracias a todos por los comentarios. Es un orgullo ver que los posts adquieren vida propia incluso cuando no me da tiempo a responder a la cortesía de sus generosas visitas.

Alfredo_V dijo...

Estimados todos,
He seguido muy de cerca este blog, y los comentarios que he leído hoy me hacen pensar que la verdadera revolución ha iniciado.
La hora de juntar mentes y voluntades ha llegado para iniciar una contra revolución que la re-encauce hacia el bienestar de todas y todos.
Por primera vez coincidimos todos en que el CAMBIO VA. Ahora en lo que tenemos que ponernos de acuerdo es HACIA DONDE. Y creo que las señales del gobierno son claras, que el camino que nos ofrecen nos llevará al despeñadero.

Así que la corrección del rumbo solo DEPENDE DE NOSOTROS, nadie peleará nuestras batallas. La partidocracia no ha muerto, se ha arrinconado en un partido UNICO y el dueño del país no ha caído, una SERPIENTE MAYOR ha reclamado su corona.

Juan Montalvo, tienes mi correo. Cuenta conmigo.

Saludos,
AV

Endivio Roquefort I dijo...

Excelente artículo, divertidísimo. Cambiando de tema...

Hace tiempo que un tal Luis Cuenca me manda copia de cada artículo de opinión, a cuál más insípido y pobre en argumentos, del diario oficialista El Telégrafo. No conozco el tipo y nunca se lo solicité: es un misterio para mí por qué lo hace. En fin. El último que me envía es un gozo de sinsentidos. Dice que el rescate financiero que el gobierno de EEUU ofrece a los bancos de Wall Street es un claro ejemplo de cómo el "neoliberalismo" protege a los ricos en detrimento de los pobres. Me gustaría escribir sobre esto, pero por razones de trabajo me falta tiempo (mi blog languidece actualmente) para hacerle justicia. Any takers? Si este comentarista realmente representa el "pensamiento" del oficialismo, entonces tal vez con este artículo en la mano se disipa por fin cualquier duda sobre lo que realmente significa en boca de Su Majestad y secuaces la palabra "neoliberalismo": el pobre comentarista (cuyo nombre no recuerdo, aunque me parece que bien podría ser la inefable Aminta posando de escritorcito varón estilo George Sand, pues la forma de expresión es igual de cursi que la suya) ni sospecha que ese paquete de "rescate" (robo) va en contra de los principios más elementales de cualquier liberal, sin llegar siquiera al "neo"; pero en cambio, parece demostrarse que para esa gente, "neoliberal" significa nada más y nada menos que "aquello que se practica en los EEUU". Con lo cual, evidentemente Charlie Brown es más neoliberal que Condorito, y las aletas de tiburón neoliberales son las únicas que te atragantan. Espero haber sido esclarecedor. Un saludo.

jose dijo...

Endivio, sobre tu comentario, te digo que muy aparte de cualquier implicación económica que pueda afectar a nuestro país el tema de la crisis (al principio hipotecaria, ahora general) en EEUU, pienso que este salvataje no nos podía caer en pero momento a los ecuatorianos.

Lo digo porque este salvataje va a ser un arma ultra-poderosa que el oficialismo utilizará en los meses venideros para seguir lavando el cerebro de los ignorantes que se comen el cuento de salvataje=neoliberalismo.

Me ha dado verguenza ajena escuchar las patrañas emitidas de parte de los tres chiflados (HUGO-EVO-RAFA) en los últimos días acerca de la famosa crisis. Me cuesta creer que 3 jefes de estado sean tan ignorantes como para decir semjantes idioteces, de modo que solo me queda pensar que sus palabras responden al más doloso y mal intencionado populismo demagogo.

Related Posts with Thumbnails