viernes, 6 de febrero de 2009

DOÑA ELSA Y LA DECLARACION PATRIMONIAL

Diabólico e infalible plan para acabar con la evasión tributaria...

Escucha este Artículo en Audio

Cualquiera que haya seguido mínimamente Ecuador Sin Censura sabe que no soy amigo de reproducir textos que no sean originalmente míos para reconvertirlos en posts del blog. Que yo recuerde sólo lo hice una vez con el comentario de una afectada con la incautación de las empresas del Grupo Isaías, y otra con una viñeta de jevasquez. Sin embargo, creo que el texto que a continuación reproduzco tiene todos los matices necesarios para merecer mayor difusión de la que se le ha dado.

Aunque presumo de ser persona tolerante y siempre dispuesto a sorprenderme con ideas y actitudes novedosas, desde que tengo uso de razón he sentido una cierta desconfianza hacia cualquier persona que, ocupando un cargo público, sonría demasiado. No calza con el perfil de funcionario eficiente.

No me malinterpreten: me encanta la gente positiva que sonríe con frecuencia. Me divierto como el que más con los payasos de circo y plazuela de pueblo, disfruto mucho las intervenciones figuretis de cualquiera con la elocuencia y el desparpajo necesario para hacer un monólogo, stand-up or sit-down, sabatino o dominical, y siempre soy el primero en apuntarme para un buen relajillo; sin embargo, de la misma forma que, a la hora de elegir un postre, prefiero una mousse de chocolate y no pido un Bife de Chorizo poco cocido, me he hecho a la idea de que,en la administración pública, la eficiencia real, rara vez se compatibiliza con el figureteo y la adicción por los micrófonos.

No es que afirme que el carácter agrio, la depresión y el mal genio constante sean sinónimo de eficacia administrativa, pero, en ocasiones, ayudan al cargo. Es algo así como el uniforme o la placa de un vigilante: si hicieran su trabajo en calzoncillos y medias café, calzando unas bora bora, no serían tan efectivos en infundir autoridad. Aspecto anodino, gesto grave, mirada lánguida y actitud severa… son los requisitos fundamentales que aparecen en la descripción de funciones de “Bureaucracy Weekly Magazine”, o algo así…

Todo este preámbulo, (a ver si al final me sale un post entero), para presentar a la que considero ha sido una de las funcionarias que se ganó cada centavo del sueldo que le cancelamos entre todos: Doña Elsa de Mena. Posíblemente la persona artífice de que en Ecuador, hoy en día, exista un mínimo atisbo de cultura tributaria gracias a la cual, a pesar de los sobrados intentos del actual gobierno por promover la obesidad mórbida en el Estado, tenemos una cierta estabilidad recaudatoria en el país.

Recordemos que, con lo que recaudó el Estado, sólo por concepto de IVA, en el pasado 2008 ($3,500 millones aproximadamente) se podrían pagar todos los gastos de un año del Estado en la época de Gustavo Noboa, hace 8 años. Con lo que se recauda en total, sin ingresos petroleros ($6,200 millones) se hubieran cubierto 2 años de esa administración, y entonces, el Estado, al menos a mí, me parecía demasiado grande: imaginen lo que pienso hoy, que el gastafortunas de Carondelet presupuesta dilapidar $17,000 millones al año en gestionar la Patria Altiva I Soberana.

La glotonería fiscalista llega a límites tan voraces, que ahora pretenden hacernos gastar tiempo y dinero en hacer una “declaración patrimonial” con la que luego poder extorsionarnos de cualquier manera.

Qué denigrante ostentación de riqueza la mostrada por Don Felipe, el panadero ,que en su declaración ha tenido que exponer que es el afortunado poseedor de un ejemplar pristino de la primera edición de la revista Playboy, firmado por la propia Marilyn Monroe, que en su momento le costó $50,000. ¡Qué vergüenza gastarse esa cantidad en algo tan vanal!. Qué importa si ese dinero lo hizo a base de sacrificios, madrugones y trabajo constante: es un asqueroso pervertido, un paria alejado del “hombre nuevo” que quiere la Revolución. Y qué me dicen de la cara que se le quedó a Doña Celestina, tía abuela de un conocido periodista de oposición, cuando la guardia pretoriana del SRI confiscó el caballito Lladró de cerámica de la repisa, el día que cayeron, casualmente, por su pelucón domicilio en Urdesa, a hacer una inspección rutinaria y comprobaron que la estatuilla no aparecía relatada en la declaración patrimonial juramentada de la venerable mujer. La expresión de su rostro fue casi tan elocuente como la del día que le llegó la citación judicial unida a una orden de prisión preventiva por el delito de perjurio y falsedad documental.

En fin, a lo que iba... Elsa de Mena, personaje que calza perfectamente, al igual que Marx Carrasco, en el perfil ratonesco y sibilino del perfecto funcionario de carrera, mujer que por su trayectoria profesional y curriculum vitae podría considerarse como una eminencia en el espinoso tema de la tributación ecuatoriana, escribió el pasado 1 de Febrero una reveladora columna en el diario Hoy sobre el asunto de la declaración patrimonial. Para ella, desde aquí, mis respetos y admiración sincera.


DECLARACION PATRIMONIAL

La administración de impuestos se desarrolla en una compleja red de relaciones entre los derechos y obligaciones del Estado y los del contribuyente. El Estado tiene derecho a acceder a todas las fuentes públicas de las que dispone, cruzar información y determinar los probables ingresos de los ciudadanos y los impuestos que deben pagar. Los ciudadanos tienen derecho a su privacidad, una de cuyas expresiones más significativas es la de no tener que rendir cuentas sobre la forma en que administran sus ingresos, y a la presunción de inocencia, en tanto no se pruebe lo contrario.

El Estado dispone de suficientes fuentes de información para realizar sus investigaciones; entre las más importantes, cabe citar al sistema público de Registro de la Propiedad que, de acuerdo con el art. 265 de la Constitución, debe ser "administrado de manera concurrente entre el Ejecutivo y las municipalidades", y al Catastro Nacional Integrado Georreferenciado, de hábitat y vivienda, contemplado en el art. 375 del mismo texto constitucional.

La llamada Ley para la Equidad Tributaria fue aprobada antes que el marco del Estado dado por la nueva Constitución, en caso contrario no habría tenido la necesidad de exigir la declaración patrimonial. Tiene acceso, además, a la información de las transacciones de la banca y, directamente a través de la Administración Tributaria, a la de las tarjetas de crédito, mercado de valores y a la base de datos vehicular, maneja todo el sistema de facturación y el Régimen Impositivo Simplificado, que sirve no solo para cobrar los impuestos de los pequeños artesanos y comerciantes, sino que puede llegar al origen de las transacciones, debido a la obligación de facturar. El comercio exterior está bancarizado, las importaciones deben pagarse a través de giro o transferencia bancaria, circunstancia que prácticamente impide la subfacturación y el contrabando. En todas estas opciones de control, la tecnología moderna de la que dispone la Administración Tributaria es una valiosa aliada.


No cabe presumir que un ciudadano se haya enriquecido ilícitamente y, en consecuencia, exigirle la presentación de una declaración patrimonial. Diferente es la situación de los funcionarios y empleados públicos que tienen la obligación de hacerlo como una derivación de la naturaleza de sus responsabilidades y como forma de salvaguardar la administración del erario público.

Obligar a informar, además, sobre la condición de nexos familiares y sobre el menaje de casa, y aun obras de arte, que posiblemente no tienen más valor que el subjetivo del que los posee, viola el derecho a la privacidad del ciudadano, ya de por sí venido a menos, y parece avanzar peligrosamente hacia un ambiente de control de la vida de las personas.


miércoles, 4 de febrero de 2009

EL "RaspaJefes" GASEADOR Y SUS PANAS

"A mí nadie se me Baja de La Camioneta..."
Escucha este Artículo en Audio

¡Qué algaravía!, ¡Qué gozo ver a nuestro amado líder subiéndose a la camioneta de Chávez!. Allí estaban los que tenían que estar: El cocalero boliviano, el nico acusado de pederastia, el Hondureño agradecido por el apoyo en la reciente campaña, y nuestro mandamucho. Todos ellos arropando al golpista benefactor de la gorda chequera revolucionaria.

¡Qué puños tan alzados! ¡Que jolgorio! ¡Qué discursos tan ardorosos!: ni la lluvia pudo con ellos. Chávez había decretado feriado y todo. 10 años en el poder no se cumplen todos los días.

Chávez el Ventrílocuo, tuvo mucha aceptación...

Me pregunto qué comentarios hubiera merecido un espectáculo similar en época de, por ejemplo, el difunto LFC. ¿Se le imaginan con Pinochet, Reagan y La Thatcher entarimados gritando “Viva el Capitalismo”, o “Capitalismo o Muerte”?

Una escena así habría provocado, sin duda, las furibundas reacciones de los "intelectuales de izquierda", protestando por la ingerencia de potencias extranjeras en nuestra soberanía. Imaginemos, ya puestos, que además se descubre que el gobierno de LFC hubiera estado vendiendo nuestro petróleo a Chile, EE.UU. Y Reino Unido a precios por debajo del mercado perjudicándonos en cientos de millones de dólares…

Las movilizaciones de protesta que esta información, unida a la fiestita del despilfarro revolucionario, con enaltecidos discursos de tarima, provocarían serían inevitables. Cortes de carreteros…, casi puedo oler el humo de las llantas quemadas por toda la geografía nacional.

Puestos a imaginar, pensemos que el propio LFC, para reprimir esas protestas, ordenase a la policía que gaseara a los manifestantes y los meta presos. Además, amenazara a cualquier jefe policial que se negase a llevar a cabo esa brutal represión con “raspárselo”(VER VÍDEO ABAJO). Tendríamos, y con toda la razón del mundo, reclamos airados, denuncias en tribunales internacionales por violación de derechos humanos, y “comisiones de la verdad” hasta decir basta…

video

Sin embargo, por esas cosas que tiene la vida, en esta época de abusos y circos del Socialismo del Siglo 21, presenciamos un espectáculo idéntico al descrito y nuestros progres no sólo no esbozan una palabra en contra sino que aplauden, corren a vestirse sus lycras de majorette y salen a la calle, bastón en mano, a desfilar con entusiasmo al vergonzoso ritmo del servilismo populista.

Lo que está aconteciendo en Venezuela es un ROBO GIGANTESCO. Un asalto a las riquezas del pueblo venezolano para financiar la pesadilla megalómana de un tirano sin escrúpulos.

Cuando vemos a Ricardo Patiño y al Presidente de Petroecuador declarar abiertamente que el negocio con Venezuela nos ha supuesto un ahorro de $132 millones, estamos reconociendo que hemos privado de esos recursos al pueblo Venezolano, sin que éste haya obtenido por ello ningún beneficio visible. Al aprovecharnos inescrupulosamente de estas tropelías somos complices de un saqueo masivo a un pueblo hermano. Con estos antecedentes, a nadie le extraña que el Hondureño se trepe a la camioneta con agilidad inusitada.

Si tuviera que definir en una sola palabra, el sentimiento que me provoca toda esta exhibición de indecorosa y ruborizante impudicia, este bochornoso y pornográfico despliegue de infamia, esta deshonrosa y emética manifestación de obscenidad, mi elección sería LIPORIA.

Related Posts with Thumbnails