viernes, 3 de abril de 2009

EL PLANCHAZO

Tras desmontar a la Partidocracia, Rafa toma las riendas de la Plancha Electorera y asegurarse un congreso de dóciles alzamanos...
Escucha este Artículo en Audio:


Debo agradecer a el visitante conocido como El Vinicio Alborada (en adelante “EVA”) y a sus ramificaciones mutantes, por insistir en que dé a conocer mi intención de voto. En algunos comentarios insisten en unificar el voto “anticorreísta” en esta o aquella candidatura para mejorar las posibilidades de obtener resultados favorables a cada tendencia. Se sugiere esta alternativa con la soterrada intención de hacerme aparecer como vendido a tal o cual lista o partido por encima de mis convicciones ideológicas. Es una estrategia burda, fofa, zafia y ramplona, como corresponde al nivel ético y personal esgrimido por estos devotos del Correísmo que tienen la amabilidad de enriquecernos con sus babuchadas.

Hasta ahora, no le había prestado demasiada atención a la elección de las diversas dignidades en liza el próximo 26 de Abril y pensaba elegir individualmente a los candidatos de mi preferencia de acuerdo, repito, a mis convicciones ideológicas, buscando que los MEJORES, los más preparados y capaces, obtengan los puestos más adecuados.

En aras a comprender de qué manera se valida mi voto, sobre todo en lo concerniente a Asambleístas, nacionales y provinciales, acudí a la web del Poder electoral a informarme, como corresponde a todo ciudadano bienintencionado, y me encontré con el siguiente reglamento:

CAPÍTULO DÉCIMO OCTAVO
Asignación de Dignidades

Donde se eligen tres (3) o más dignatarios,
se seguirán los siguientes pasos:

a) Se sumarán los votos alcanzados por
los candidatos de cada una de las listas;

b) Estos resultados se dividirán para
la serie de números 1, 3, 5, 7, 9, 11…

hasta obtener tantos cocientes como puestos por asignarse;
c) Los cocientes obtenidos se ordenan de mayor a menor;
se asignará a
cada lista los puestos que le correspondan,
de acuerdo a los más altos
cocientes;

Nota: por error se había omitido lo siguiente:
d) Si fuese el caso que cumplido el procedimiento anterior todos los
cocientes corresponden a una sola lista, el último puesto se lo asignará a
la lista que siga en votación.
e) En caso de empate, se procederá al sorteo para definir la lista ganadora
del puesto.
f) Los escaños alcanzados por las listas serán asignados a los candidatos
más votados de cada lista.

Permítanme traducirles lo que este esperpento manido de capítulo significa en idioma comprensible: “EL PLANCHAZO YA ES DE TODOS”. Pongamos un ejemplo para entendernos mejor:

Supongamos que, para la elección de Asambleístas Nacionales, el candidato Fernando Balda (lo elijo en el ejemplo porque sería el único candidato de la Lista 3 por quien yo votaría), que aparece en la posición 5 de los 15 candidatos de esa agrupación, recibe UN MILLON de votos (un millón de ciudadanos, individualmente, deciden darle su voto) y, para hacer fácil el ejemplo, el resto de los candidatos de su lista no reciben ni uno sólo. Se convierte en el Asambleísta más votado por mayoría abrumadora. Esa lista, obtiene un cociente de 66,666 (1 millón/15 asambleístas posibles) y, de acuerdo a la votación, se determina que ese cociente alcanza para obtener 4 asambleístas. Los 4 primeros de la lista (sin obtener un solo voto) serían asignados y Balda, a pesar de ser el más votado, se queda fuera.(*) Esto no es correcto (en el caso de parlamentarios andinos si, pero tal y como me hizo notar un lector en la zona de comentarios, no se aplica para los Asambleístas). Balda obtendría su curul en el ejemplo citado.

Esto de por sí, es una desgracia que demuestra la perversión infame del sistema, pero no es lo más grave. Imaginemos que la lista 35, encabezada por el Corcho Cordero, recibe el voto de 66,666 ciudadanos, que votan en plancha por los 15 candidatos. Esa lista obtendría, Un Millón de votos (15 x 66,666) y un cociente idéntico al de Fernando, lo cual equivaldría a obtener 4 curules para su bancada. ¿Se dan cuenta? 66,666 votantes tendrían el mismo poder que 1,000,000. Asambleístas con menos de 70,000 votos (o incluso sin votos) obtendrían un curul , mientras que uno con un millón de apoyos se quedaría fuera. (*) El del millón si entraría, pero el resto de la interpretación es correcta: 66,666 votantes en plancha equivalen a un millón de votos individuales.

Todo lo que se le criticó a la Partidocracia y sus vicios, el juego mañoso y vomitivo al que nos acostumbraron, el lleve continuo y descarado en el reparto de dignidades, todo aquello que pensábamos que era necesario cambiar de la apestosa ley electoral que desembocó en un sentimiento de falta inescrupulosa de identificación entre los ciudadanos y el órgano legislativo, todo eso, lejos de desterrarse, se ha elevado a los altares de la práctica política.

Nos montan un circo absurdo de candidatos individuales, equidad de género, se gastan millones de dólares en pantomimas como las elecciones primarias y demás paparruchas, para luego imponer un sistema que favorece a la más rancia de las costumbres partidocráticas: El Voto En Plancha.

La Revolución Ciudadana ha revolucionado tanto que ha llegado, de nuevo, al punto de partida (es lo que tiene revolucionar en lugar de evolucionar). Los 300 millones de dólares y 9 meses de incertidumbre y desasosiego, tirados al tacho de la historia, al estercolero de la infamia, al lupanar de la burla y la deshonra. ¡Qué ASCO!

martes, 31 de marzo de 2009

DIVAGANDO SOBRE EL TLC

El Guiño Delator

Escucha este Artículo en Audio:


De todos los postulados del Socialismo en general y del Correísmo en particular, uno de los que siempre ha llamado mi atención es el referido al proteccionismo y el odio visceral hacia los tratados de Libre Comercio. Esta postura de defensa a ultranza de la autarquía extrema, camuflada de bobonacionalismo y patrioterismo reaccionario, resulta, a mis ojos, una postura imposible de comprender.

Como menciona la Wikipedia, las comunidades autárquicas, aquellas con una economía cerrada a los intercambios con agentes ajenos a esta, donde se produzca lo suficiente para abastecerse, sólo pueden darse en organizaciones poco complejas o en sociedades subdesarrolladas.

Perseguir la autarquía, por tanto, equivale a retroceder al tribalismo de taparrabos y cerbatana.


Curiosamente, estos enemigos del Libre Comercio suelen graznar, enrojecidos y a yugular hinchada, contra el bloqueo comercial estadounidense hacia la Cuba Castrista. ¿Cómo comprender que se defiendan posturas aparentemente tan antagónicas? ¿En casa hay que protegerse contra el perverso Libre Comercio, y las miserias del Castrismo son causadas por la ausencia del mismo? ¿Eso cómo se digiere?

En su matinée sabatina del pasado 28 de Marzo, en la localidad Guayasense de El Empalme, el amante de los micrófonos, volvió a insistir en el asunto de la crítica feroz, enconada y visceral, en contra del TLC. En esta ocasión, como puede apreciarse en el video adjunto, nos habla de que su gobierno nos dirige hacia la autarquía dizque “protegiendo la producción nacional” con dos medidas puntuales:

Precios de Sustentación.
Impedimento de Ingreso de Producto Importado.

video
En un momento de intimidad, sellando su amor por el micrófono

No salgo de mi asombro. En mi opinión, ambas medidas son directamente opuestas a la defensa verdadera tanto de la generación de riqueza nacional, como de los intereses de la Sociedad Ecuatoriana en su conjunto, es decir, contrarias a lo que podríamos calificar como la persecución del bien común y, por tanto, es posible que pudieran ser consideradas Anticonstitucionales. Me explico:

Los Precios de Sustentación: garantizar un precio de compra de lo cosechado. Por ejemplo, $28 por saco de arroz. Básicamente se trata de una medida que beneficia a unos pocos (los productores) en detrimento de la mayoría (los consumidores). Adicionalmente, se fomenta la producción ineficaz ya que, en caso de que el precio de sustentación fuera correcto, incentiva a los productores a producir más (lo cual no significa necesariamente producir mejor) sin que los consumidores se beneficien de la reducción de precios que los excedentes originarían. En caso de que los precios suban a causa de una escasez, no existen ventajas para el consumidor que igual tendría que pagar precios superiores.

Impedimento de Ingreso de Producto Importado. De nuevo una medida que perjudica a la mayoría a favor de una minoría. Supongamos que en el mismo ejemplo del arroz nos ofrecieran arroz Tailandés a $10 el saco. Por favorecer a unos pocos arroceros se obliga a todo el país a subsidiar $18 por saco que podrían ser usados en educación, en salud, en vialidad, en producir mangos, en generar industrias con mayor valor agregado (¿Cuánto cacao produce Suiza?).

Para enfatizar su argumento se lanza a decir, no sin antes dedicar un guiño cómplice a quien sabe quién y por qué, que con TLC todas las poblaciones de la provincia estarían quebradas. Y me hace pensar… en Chile. Un país con más de 50 TLCs firmados con otros países de todo el mundo. ¿Están quebrados los Chilenos? ¿Son unos locos suicidas sus gobernantes por firmar esos tratados?

Por si fuera poco, nos dice que, el libre comercio con Estados Unidos sería nefasto porque en ese país cada agricultor recibe $20,000 en subsidios (¿?) y, por ello, pueden hasta regalar sus cosechas. ¿Cuál es nuestro problema con eso? Deberíamos incluso regocijarnos de estar beneficiándonos de la “candidez” de los contribuyentes Estadounidenses quienes, con sus impuestos, es decir, con el fruto de su trabajo, hacen que nos lleguen productos más baratos a nosotros. ¿Qué más podemos pedir? ¡¡Los gringos camellando en nuestro beneficio!!

Seguimos importando combustibles desde Venezuela porque nos resultan más baratos. ¿Por qué no mejor prohibirlo para proteger la ineficiente, vetusta y escasa producción de las refinerías de Esmeraldas y la Libertad? Bajo la perspectiva Correísta parecería lo más adecuado.

Pongamos un ejemplo extremo pero ilustrativo:

¿Qué escenario preferiría Ud., amigo lector:

1.- Prohibición Total de Importaciones
2.- Eliminación Total de Aranceles?

Sinceramente no imagino cual sería el beneficio del primer escenario, sin embargo veo enormes ventajas en el segundo. ¿Alguno de Uds. lo percibe de la otra forma?

Related Posts with Thumbnails