miércoles, 15 de octubre de 2008

LA CAMPAÑA DEL ODIO CONTRA GUAYAQUIL (1): ATAQUE A LOS SIMBOLOS

¿Estará el nombre del presi en estos Paneles?
Escucha este Artículo en Audio

Sábado, 11 de Octubre. Lugar: Ancón, Provincia de Santa Elena. Rafael I “El Conciliador” ofrecía a sus fieles la homilía semanal, novedoso sacramento, en el cual, el penitente, expone sus pecados en plaza pública, sin ánimo de contrición y carente de propósito de la enmienda (una actividad más en la que entretener los voraces apetitos presidenciales en esas horas ambiguas entre el desayuno y el almuerzo); cuando decidió, animado o afectado por el calorcito playero, ir sacándose ropajes retóricos y exhibir con impudicia pornográfica, su encono rabioso en contra de Guayaquil.

Como podremos apreciar en las propias palabras del gerifalte socialista, su inquina rencorosa alcanza dimensiones delirantes hasta el punto de haberse cocinado una película mental para explicar su particular y distorsionada visión del mundo.

En primer lugar, consciente de la importancia que supone la destrucción de símbolos en cualquier guerra sucia, decide enfilar su artillería biliar en contra del buque insignia de la Regeneración Guayaquileña: el Malecón 2000, la obra que devolvió el orgullo, víctima de la masacre perpetrada tanto por la despreciable ingratitud centralista como por la miserable ruindad del populismo, al corazón de los porteños.

CORREA: “Malecón 2000: se inventaron la Ley del 25% de impuesto a la Renta. ¿De quien era ese impuesto a la renta? Del Gobierno Central, pues. Era exactamente lo mismo que decir: dame esa plata y te doy…”

“…Que quede claro: el Malecón 2000 lo hicimos todos, señores. Si eso fue plata del Impuesto a la Renta… ¿Acaso lo hicieron los patricios guayaquileños y estos que, a cada rato, entrevista ese chiquito… ¿cómo se llama? El periodista este… chiquitito no más, ¿no es verdad? El amigo de Panchana?…”

“…El propio Malecón 2000 fue plata del Impuesto a la Renta, que es del Gobierno Central, aquí, en la China, en la Conchinchina…”

En un alarde de desprecio por la historia, demostrando una obscena procacidad al insultar tanto la inteligencia como la memoria de los ciudadanos, este deslenguado abre las puertas del estercolero ideológico que profesa y nos obsequia con su particular visión sobre la propiedad: para él, la renta no es de los ciudadanos que la generan, sino del organismo obeso e improductivo que la gasta.

Regalémosle el beneficio de la duda y supongamos que en aquellos años, Rafaelito el académico, se encontraba deshojando margaritas en Ilinois, o degustando exquisiteces gastronómicas en la casa de la belga, donde reponía fuerzas para completar su maestría en Lovaina.


Viviendo en la era del conocimiento, pasado incluso el umbral de la sociedad de la información, sólo el amor por la ignorancia o el desprecio por conocer el devenir patrio, justifican que desconozca lo acontecido en Ecuador. Sin embargo cabría recomendarle que, antes de compartir su halitosis biliar con el resto de los ciudadanos, abriendo las fauces con protervas intenciones partidistas, pidiera a alguno de sus múltiples asistentes, que le asesorase sobre aquel periodo de la historia Guayaquileña.

Quizás entonces alguien le pueda recordar como, allá por el año 96, es la Banca Privada porteña la que invita a la Universidad Oxford Brookes de Inglaterra para elaborar el anteproyecto de recuperación del denostado Malecón Simón Bolívar, por aquel entonces guarida de fumones, maleantes, meretrices y demás fauna urbana que, entre otras muchas actividades, había decidido utilizar aquel nexo de la ciudad con su río como letrina particular.


La iniciativa Municipal junto al aporte privado fueron las fuerzas que permitieron la génesis del proyecto.

Rafael podrá creer que el Malecón es el fruto de las décadas que sufrimos el desprecio de la "acción filantrópica" de la burocracia quiteña, y la "legendaria" iniciativa del empuje de los funcionarios centralistas, pero los que preferimos la verdad a las fantasías de los desquiciados nostálgicos del Ché Guevara, elegimos repasar los datos históricos.

Tras esa primera fase, en un acto de justicia que además demostró el espíritu solidario de la ciudad, se solicitó que se facilitara una ley por la cual, de manera VOLUNTARIA, todo aquel que desease hacerlo, sin COERCIÓN ni OBLIGACIÓN alguna pudiera elegir DONAR apenas un 25% de SU IMPUESTO A LA RENTA (la de CADA CIUDADANO, no del ESTADO CENTRAL, Rafaelito, del CONTRIBUYENTE aqui, en la China y en la Conchinchina) a participar en el financiamiento de la obra. Esta ley, además, no era un invento para favorecer a Guayaquil en perjuicio de otras poblaciones, porque era abierta para cualquier cabildo. De hecho, el Municipio Quiteño también solicitó que aquel que quisiera donara ese porcentaje, de su declaración de impuesto sobre la renta, para financiar obras en la capital.

La Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil hizo una excelente labor facilitando el registro de los contribuyentes, tanto personas naturales como jurídicas, y a cambio, nos permitió tener nuestros nombres inmortalizados en el Pabellón de los Donantes, que si bien es extenso, no incluye a 13 millones de Ecuatorianos, porque, como se trataba de un acto voluntario, no todos se sintieron en necesidad de contribuir con una obra que, sin embargo, es patrimonio de todos y cada uno de los ciudadanos de nuestra República.


No soy ningún Patricio Guayaquileño, ni oligarca, ni pelucón, y cómo yo, muchos miles de donantes tampoco lo son. Sin embargo, me llena de orgullo que mi nombre aparezca en esa pared. Mi pregunta es: ¿por qué no aparece el suyo?

Así que, dejemos claro el asunto:


1.- La Creación del Malecón no fue ningún invento del Estado Central;

2.- Guayaquil ha aportado, aporta y aportará siempre, al presupuesto del Estado, mucho más de lo que recibe;

3.- Las DONACIONES del 25% fueron voluntarias en un acto democrático dónde el pueblo decidía que uso prefería que se le diese a SU RENTA, a su aporte, a la cesión de su patrimonio al Estado: no es dinero del Estado, y de hecho la decisión voluntaria se expresaba antes de que el Centralismo recibiera ese dinero así que lo único que hacía el Estado en este caso era atender un deseo de sus MANDANTES: los CIUDADANOS;

4.- El Malecón se autogestiona con las contribuciones que hacen los concesionarios de espacios y las donaciones que continúan llegando desde entidades y ciudadanos.

5.- Los que, a pesar de no haber nacido en esta urbe, hemos elegido ser Guayaquileños, no entenderemos nunca cómo un hijo de esta ciudad puede expresar tanto odio y rencor por los logros de la misma. Repudiamos su actitud, sus declaraciones y sus intenciones y le pedimos que, al menos, reprima sus odios y la negrura de su alma en privado porque ya nos hemos cansado de sus insidias y sus rencores.

En el próximo post expondré, con las palabras del Sr. Correa, como el odio acérrimo y desproporcionado que este resentido tiene por los éxitos ajenos le lleva a realizar afirmaciones falsas que podrían desembocar en peligrosos enfrentamientos entre ecuatorianos.

De momento, quiero aprovechar este post para INVITAR A TODOS LOS ECUATORIANOS Y ECUATORIANAS a participar en una NUEVA FORMA DE HACER POLÍTICA DESDE Y PARA LA CIUDADANÍA.

Compatriota: si como yo, estás cansado de LÍDERES MESIÁNICOS interesados tan sólo en IMPONERNOS SU MODELO DE SOCIEDAD, sea el que sea, y DESEAS una REPÚBLICA JUSTA e INCLUYENTE, en la que quepamos todos y nadie sea excluido, te invito a participar en la creación de un MOVIMIENTO CÍVICO PLURAL sin CANDIDATOS: sólo PROPUESTAS.


PROPUESTAS a todos los niveles: desde tu barrio, tu ciudad, tu región, el país o a nivel planetario. Si te interesa, envía un mail a ecuadorpositivo@ymail.com y te mantendremos informado sobre las formas en que puedes participar en el proyecto.


De momento, quiero aportar, aprovechando el tema del post, con la primera propuesta:

USO SEGMENTADO DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA.

Quiero que todos los contribuyentes ejerzan su derecho democrático a decidir el uso que se da a toda o partes su contribución económica al país. De igual forma que se permitió elegir que el 25% del Impuesto a la Renta se dirigiera al financiamiento del Malecón 2000, quiero que todos los ciudadanos tengan derecho a decidir que parte quiere que se dirija a infraestructuras locales, cual a infraestructuras estatales, cuanto a defensa, cuanto a salud, educación, cuanto a financiar a los gobiernos seccionales, cuanto a ONGs, a entidades religiosas, etc.

Nuestros actuales gobernantes se llenan la boca de lo mucho que desean la participación ciudadana en política, qué mejor forma de demostrarlo que dejarnos decidir en qué deben usarse nuestros impuestos.

67 comentarios:

Alfredo V dijo...

Juan Montalvo, te felicito.

Ahora quiero ver a aquellos pseudo guayaquileños que argumentaban que el ataque era solo contra NEBOT, y movidos por la idiotez votaron SI en el referendum.

En tu post está demostrado que el ataque es contra GUAYAQUIL, una ciudad que resurgió de sus cenizas cual ave fénix. Y que seguirá prosperando mientras a sus hijos (de sangre y adoptivos) nos quede un hálito de vida.

Cuenta conmigo para tu propuesta, es hora de dejar de expectar impávidos como atacan a nuestra CASA GRANDE y empecemos a actuar.
¡ESA AURORA GLORIOSA QUE ANUNCIA LIBERTAD!

Juan Montalvo dijo...

Amigo Alfredo V,

Si te ha parecido que este post demuestra el ataque febril de este renegado en contra de la tierra que lo vió nacer, espera a revisar el próximo. Confío en terminarlo hasta el Viernes.

Gracias por valorar la propuesta.

elguayaco dijo...

JM esto es el resultado del odio centralista que toda la vida han tenido las altas esferas de todos los gobiernos hacia una ciudad,se sienten relagados al ver el desarrollo de un pueblo que no le ha pedido nada a nadie para salir adelante y que surguio de las ruinas que ciertos politiqueros habian creado en mi ciudad, yo apoyo tu moción ya es hora que nos pongamos a trabajar y hacer que nuestra voz sea escuchada

Endivio Roquefort I dijo...

Me uno a las felicitaciones. Son cosas que hay que hablar claro.

Creo que hay tres posiciones posibles respecto a las "obras" municipales o gubernamentales:

(1) Agradezcámosles a nuestros insignes y gloriosos gobernantes todas las maravillosas obras que hacen por nosotros, conscientes de que en la historia reciente ha habido otros que no han hecho absolutamente nada;

(2) Lo opuesto. No tenemos que agradecerles nada, pues todo lo hacen con nuestro dinero (digo "nuestro": yo también soy contribuyente, a pesar de que no puedo votar). Que se callen y no se jacten de cumplir con su trabajo, pues el resto de los mortales no lo hacemos;

(3) Una posición más matizada. El votante tiene derecho a saber en qué se diferencia la oferta de un partido u otro, y la oferta se ve mejor en la obra realizada. Toda aquella obra que resulte de un programa diferenciado y unas prioridades que no pertenecen al consenso de todos los partidos puede y debe ser resaltada; además, el mandatario tiene derecho a atribuirse el mérito de cualquier obra que sobrepase los límites de una administración rutinaria o el simple cumplimiento de lo pactado.

En esta última línea, creo que Nebot bien puede jactarse de haber hecho una "buena obra" en conseguir libros de texto escolares gratis, pues esa gestión, si bien está dentro de la línea ideológica de otros partidos como AP, requirió de imaginación y visión para hacerse realidad; por otro lado, creo que la regeneración del Malecón puede ser resaltada precisamente porque pertenece a una visión del quehacer municipal que no es compartida por otras tendencias políticas. Dudo mucho que una administración aliancista hubiera priorizado de tal modo la regeneración de espacios urbanísticos, ni que hubiera demostrado tanto pragmatismo en la consecución de fondos y la búsqueda de fórmulas que permitan una efectiva gestión y mantenimiento de los mismos.

Rn todo caso, lo que no se puede hacer es llevar ese doble discurso según el cual lo que hacen los otros no tiene mérito (posición 2) mientras que lo que hacemos nosotros sí lo tiene (posición 1). A Correa le falta coherencia en este sentido.

A mí lo único que me preocupa del tema del Malecón es el aparente hecho de que "se reserva el derecho de admisión", cosa que considero imposible de justificar y hasta vergonzoso. El espacio público es de todos, ¿no es así?

DoctorObservador dijo...

Ya lo dijo Correa alguna vez, que prefería el antiguo Malecón, que añoraba comer pechiche en los árboles que había en el lugar donde ahora queda el MAAC.

Que esos árboles de pechiche recibían la irrigación que buenamente los borrachos que deambulaban por el sector aportaban por el método de la micción no importa. O que el Malecón era uno de los sitios más peligrosos de la ciudad tampoco. Él extraña el antiguo Malecón.

Lo del derecho de admisión es para mantener un mínimo de decoro en varios sentidos. Imagina que estas caminando por el lugar con tu hija de 4 años y te topas con un borracho "haciendo del cuerpo" junto a un árbol...Antes era perfectamente factible vivir esa escena. Pero el resentido social añora el antiguo Malecón y supongo que también a los borrachos regando las plantas.

Endivio Roquefort I dijo...

"Lo del derecho de admisión es para mantener un mínimo de decoro en varios sentidos."

Qué extraño que en otras ciudades del mundo hay parques y espaciosos urbanísticos maravillosos, limpios y bien mantenidos sin necesidad imponer de ningún tipo de exclusión. Pienso, por ejemplo, en el Hyde Park de Londres, donde por razones prácticas (su inmensa extensión y el tener colindantes a tantísimas calles públicas) sería totalmente impráctico imponerle fronteras en ese sentido. Sin embargo, no se ha convertido (creo, aunque puede que no esté al día) en reserva de criminales y antisociales: ¿por qué? Simplemente porque hay leyes que penen conductas antisociales, que funcionen igualmente en los parques y espacios de recreo como en las veredas de las calles. Si alguien molesta a otra persona de forma agresiva, ahí está la policía para resolverlo. Lo que no podemos admitir, evidentemente, es que la mera apariencia de una persona se tenga como "agresión a los ojos": eso ya suena a cripto fascismo. Creo que aquí falta aprender y ejercer un poco de tolerancia. Escandalizarse porque hay dos tipos besándose o porque un tipo demuestra no poder mantenerse erguido por efectos del alcohol, eso ya queda muy decimonónico, o por lo menos muy de ancianitas "blue rinse".

Juan Montalvo dijo...

Gracias a todos por la acogida de la propuesta,

Con respecto al asunto del derecho de admisión, ya lo discutí en un post anterior, creo que se trata de una cuestión EDUCACIONAL, y no discriminatoria. Primero, debo indicar que no he visto el famoso LETRERITO EN EL Malecón Y en mi opinión no es necesario, pero vivimos en un país donde no siempre es fácil hacer entender que hay que respetar la propiedad publica y al prójimo. En el mismo santuario de Narcisa en Nobol había un letrero indicando literalmente: “Por favor NO ESCUPIR EN EL SUELO” No quiero imaginar cual habrá sido la motivación de los encargados del santuario como para considerar necesario poner esa aclaración por escrito y visible para todo el mundo.

En su momento puse el ejemplo de un restaurante (aunque sea un lugar privado), poniendo el letrero de no fumar se consiguen 2 cosas, una que el fumador se controle y no fume, y 2, si alguien se pone a fumar, el resto de los comensales, así como los empleados del restaurante refuerzan su exigencia al tipo de que se abstenga de fumar. En este caso, entiendo que sería algo parecido: Si un tipo decide masturbarse en mitad de la plaza cívica, o pasearse en condiciones de higiene que atenten al olfato de los visitantes del malecón, los guardias pueden mostrarle el letrero correspondiente y solicitar que se retire del lugar. Lo mismo si entran yuppies enternados y se dedican a empapelar el malecón con carteles favorables al Alcalde, o MPDistas a organizar un mitin político, o domingueros curuchupas con sus parrillas a montar una barbacoa familiar… Creo que no es necesario el letrero, pero a veces no queda más remedio que ponerlo. De todas formas, no he conocido de caso alguno donde se haya puesto en práctica la reserva del derecho de admisión en el Malecón… será que los medios de comunicación, esbirros irrestrictos de la derecha recalcitrante, lo ocultan a propósito…

posonty dijo...

Hola compañeros muy interesantes la noticia , una cosa soy el administrador de la pagina www.posonty.net , la cual es un nuevo proyecto estilo digg o meneame pero puramente ecuatoriano , si tienes algún blog , te invito a que te pases por ahi y ingreses tu noticia con gusto sera publicada y si quieres publicar todas tus entradas del blog avisame al correo posonty@hotmail.com o en mi blog www.christiangallegos.es y te hago una cuenta log , para que puedas ingresar cuantas noticias quieras , saludos compañeros.

Endivio Roquefort I dijo...

"no he conocido de caso alguno donde se haya puesto en práctica la reserva del derecho de admisión en el Malecón"

Yo voy muy pocas veces allí (me encanta el sitio, pero no me sobra tiempo libre); sin embargo, me acuerdo que una vez una anciana que vendía chucherías se acerco a la verja (desde el lado calle) para venderle algo a mi hijastra a través de la reja; le preguntamos por qué no entraba al Malecón mismo a vender y dijo que no le dejaban entrar.

Más me ofende a los ojos que ver a algún borracho escupiendo en el suelo, es ver a una ecuatoriana (se supone) que ha pagado impuestos (también se supone) para contribuir a la realización de tan ameno lugar de paseo, obligada a quedarse fuera, mientras gente de otros países que no han pagado nada pasean allí dentro a sus anchas.

Evidentemente, como ya dije hay normas de conducta pública civilizada que se deben de observar en cualquier lugar público: pero para eso están las leyes generales o "bye-laws" locales, que se supone son fruto de deliberación y consenso hasta cierto punto democrático, y que como bien dices se pueden recordar al público mediante simples letreros tipo "no orinar", etc. Esto es muy diferente a dejarle al criterio de cualquier guardia decidir si tal o cual persona "parece" "lo suficientemente respetable" como para que se le permita disfrutar del entorno.

Personalmente, a mí me han vedado la entrada en un sinnúmero de sitios por detalles de mi apariencia como, p.ej., llevar jeans en lugar de pantalón de vestir, no llevar corbata, etc. Como esos lugares eran negocios privados (discotecas, etc) considero que estaban en su pleno derecho de negarme la entrada, aunque fuese por las razones más absurdas; pero lo que es un lugar público creo que no es el mismo caso.

Fabricio Tedel dijo...

Yo soy de la opinión de Endivio, en general, desde lo político hasta lo urbanístico respecto a este tema.

El punto está en una definición de los límites exactos del derecho de uso sobre la propiedad pública, y mientras exista deberá ser racional y equitativa, supongo yo.

Fabricio Tedel dijo...

y sobre las opiniones vertidas por su majestad presidencial pues que le voy a decir, no me sorprende:

"Todo dentro del Estado, nada fuera de él."

José María León Cabrera dijo...

Yo en lo personal comparto la opinión de Saramago sobre Guayaquil "cada día se parece más a miami". Y concuerdo con un guayaquileño de cepa, de rompe y raja como decían los abuelos, nada menos que Miguel Donoso Pareja que afirma que Guayaquil parece una mujer con cirugías plásticas mal hechas.
A mí me gusta la idea del malecón, pero no me gusta su concepción arquitectónica. Claro, si la planificaron unos ingleses -mis respetos Endivio- que no conocían la historia ni el concepto global del malecón guayaquileño... Es como cuando contrató el municipio a un asesor extranjero de seguridad... Uno que ni conocía las malvinas, ni sabía qué es nigeria, ni esmeraldas chiquito... Me encantó la idea del malecón 2000, pero me hubiera gustado que see más guayaquileño.(a propósito: es como los tecnócratas que hicieron la ley de tránisto y prohibieron a los payasos y los carameleros en los buses).

Estoy de acuerdo con Endivio en lo del derecho de admisión y en general todas las aribitrariedades que la administración municipal hace, resguardada en los conceptos de "mínimo decoro", o por motivos "educacionales" va coartando la forma de ser ciudadanos.

La prohibición nunca soluciona nada, es puro abuso.

Como siempre he dicho y repetiré hasta el cansancio, el legendario Rey de la Galleta no hubiera podido trabajar en el Guayaquil de la regeneración urbana.

A propósito del trabajo informal y estas cosas escribí hace algún tiempo: http://imputacionpolitica.blogspot.com/2008/05/la-diferencia-de-tomarse-las-calles-y.html

Y eso que también he defendido a Guayaquil del ataque de lo que llamé "el limón mecánico" no pongo el link para que Juan no me reclame después si esto es un comentario o propaganda ególatra.

Saludos,

JM

jose dijo...

Estoy de acuerdo con lo que expresan algunos sobre el autoritarismo y la arbitrariedad con que se maneja el Municipio de Guayaquil, principalmente en cuanto al tema de lugares públicos regenerados.

Sin embargo, A MI ME GUSTA EL ORDEN. En Ecuador no hemos acostumbrado a ser muy folckloricos en todo, desde el simple hecho de vender chucherías en la calle sin ningun tipo de permiso (obvio sin pagar impuestos tampoco), hasta irrespetar hasta la saciedad reglamentos sociales muy simples como la Ley de Tránsito por ejemplo.

A mí me gusta, cada vez que puedo, pasear por mi ciudad. No solo en el Malecón, sino también en las Peñas, el sector financiero, parque lineal, malecón del salado, etc. Y me gusta hacerlo con tranquilidad, sin tener a 10 personas siguiendome tratando de venderme desde chicles hasta cartertas para mi novia. Lo mismo en los buses, llámenme insensible o lo que quieran, pero para mí NO PUEDEN EXISTIR vendedores dentro de los buses. El día lunes robaron un bus en el que yo estaba, y fueron 2 "vendedores" que se subieron a robar (obvio sin pagar pasaje).

No se debería permitir el comercio dentro de los buses. Es como si yo fuera a vender camisetas en un restaurante.

Alguien más arriba hablaba de que el derecho de admisión no es correcto y que para evitar acciones indecentes hay que tener buenas leyes y hacerlas respetar. Para los mismos que dicen eso, luego satanizan a la policía municipal. En qué quedamos entonces?? Siguiendo la iniciativa de Juan, dejemos de criticar y PROPONGAMOS ALTERNATIVAS para mejorar el uso de los lugares públicos.

Arcades dijo...

Puede que su majestad desee ordenar a Guayaquil "no de una forma liberal de estilo occidental" y por eso desprecia todo lo que se ha hecho en estos 8 años...

... o quizá no.

DoctorObservador dijo...

EnVIDio: Si quieres ver cómo sería el Malecón 2000 sin lo del derecho de admisión, simplemente mira la entrada principal de cualquier colegio el día de elecciones. Fritanguerías ambulantes, guatita, cuy frito, venta de gorras, calzoncillos, camisetas, relojes, etc.

Casi me haces llorar con aquello de la pobre señora que se gana la vida vendiendo chucherías a traves de una reja del malecón. En lugar de fomentar el comercio informal comprando chucherías por la reja del malecón debiste caminar 200 metros más hasta la bahía a comprar una de las 100 millones de chucherías que ahí venden. Cada cosa en su lugar maestro! Lo han dicho las abuelitas durante siglos, y creo que tienen mucha razón.

Yo veo lo que hace el municipio como simplemente ORDENAR los espacios. Si quieres comprar chancho frito, ve al cuchifrito, si quieres comprar un calzoncillo ve a la bahía, si quieres acotejarte con tu pelada ve al Extasis.

Pero a ustedes los socialistas les queda muy "chic" hacerse los conmovidos por las supuestas injusticias sociales del Municipio, cuando en estos años lo único que ha hecho el cabildo es poner órden en una ciudad plagada de caos, basura e irrespeto por normas básicas de ciudadanía y convivencia.

Propones reemplazar un letrero de la reserva del derecho de admisión (que no he visto nunca en el malecón) por otros del tipo "NO ORINAR"...No sé ni por donde empezar a responderte. En fin. Para poner en práctica tu idea deberían colocar verdaderos Totems con letreros que digan:

No orinar
No escupir en el piso
No besarse
No andar desnudo
No defecar
No vender fritangas
No ingerir alcohol
No tocar el trasero a las mujeres
No robar
No caminar si estás borracho...
No comprar baratijas
No vender baratijas
No botar basura
No pisar las plantas
No tirar basura al río

No sabes como se ríen los extranjeros que vienen al país cuando ven letreros que dicen "No Orinar" o "No escupir". Hay hasta página en internet con fotos de esos letreros tan latinoamericanos.

Cuando los ecuatorianos seamos tan respetuosos de los espacios públicos y tan cultos como muchos ingleses podremos tener nuestro Hyde Park criollo sin rejas, mientras la gente se saque el pito en cualquier esquina o escupan en la iglesias, hay que ponerle rejas a todo. Es penoso, pero así somos.

Anónimo dijo...

Bien dicho DoctorObservador comparto comentario, es verdad lo de respetar los espacios, si dejaran entrar a tanta gente que vende caramelos, cachitos, maduro, con queso, fritada, etc. al Malecon 2000 no seria un malecon sino una plaza de pueblo..

DoctorObservador dijo...

Plazas de pueblo hay muchas (una en cada pueblo) y tienen su encanto, pero no por ser esnobistas románticos con el pasado o por presumir de una supuesta conciencia social vamos a dejar que cada sitio concurrido de una ciudad grande y progresista como Guayaquil sea una plaza de pueblo llena de desorden. Yo he deambulado mucho, creo que hasta demasiado por muchos de estos lugares antes de la regeneración, y créanme, no quiero que vuelvan a ser lo que eran antes.

Anónimo dijo...

Mientras escritores serracosteños como Miguel Donoso Pareja escriben libros como "Ecuador: identidad y ESQUIZOFRENIA" otritos publican "La campaña de odio contra los guayaquieños"....

Juzqguen ustedes cual es mas constructiva y critica....

Lo q yo puedo decir s q caer en regionalismos x ende generalizacion n palabras huecas como decir" nos envidian x eso nos atacan" simplemente nos perennizara en este hermoso estatismo q da lugar a estas publicaciones y seguiremos con esta burla de sectarismos burdos y sin sentido..

ATTE SEBASTIAN

José María León Cabrera dijo...

Cuántos comentarios cargados de odio e incomprensión... Lamentable.

Hay una diferencia entre ORDENAR, NORMAR y prohibir. La última no tiene nada de malo.

El hecho de que la gente robe en los buses no tiene nada que ver con gente subiéndose a vender a los buses. Si se le cierra la puerta al ladrón, al payaso o al chiclero el ladrón lo único que hará será robar a la salida de lso pasajeros de los buses. De las personas que se suben a los buses, según estadísticas, 40% se sube a robar. O sea que hay un 60% que se sube a trabajar. COrtar "por lo sano" y prohibir que cualquiera se suba a un bus será cortar el trabajo de ese 60%... eso es democracia participativa? por supuesto no. Veo que son los mismos que aquí gritaban democracia sí, dictadura no en la época del referendum los que ahora ya nos les acomoda tanto esa democracia que reclamaban PARA SÍ. Serán los pequeños Rafaeles Correa que llevamos dentro? O les acomoda más los jaimes Nebot?

Acostumbrarnos a ser muy floclóricos? Esto es un defecto? tener identidad guayaca? si han podido viajar a europa habrán visto los cientos de vendedores ambulantes y grupos de música de todos los países que tocan en las aceras: es una fiesta. Además, se organizan los sábados mercados de pulgas, mercados de mariscos los lunes, de tantas cosas. Y ninguno es sucio o desordenado.

El orden no tiene porqué significar reprimir al vendedor informal.

Otra pregunta, qué tiene de mlo vender camisetas en un restaurante? Claro, sería mejor que vendieras música para acompañar la velada, o tal vez el servicio de taxi para los comensales que se pasaron de tragos.

La lista de letreros que doctorobservador sugiere es innecesaria, además de mal ejemplo: son todas conductas contrarias al orden público y tienen un remedio en las leyes. pero es lamentable que los bienes de dominio público como los parques y las plazas tengan accesos restringidos! Si alguien daña o infringe la ley en ellos, puede ser castigado de acorde a ellas. Pero reprimir a la gente por solo aparecer es inconsecuente, fascista y retrógrado.

Por cierto que el comercio informal no está prohibido por ninguna LEY, pero ensuciar la ciudad sí. Basta hacer la ecuación lógica. Claro que eso es más difícil más fácil es ser autoritario y prohibirlo todo.

No les parece?

Solo nos gusta la tolerancia cuando es para con nosotros...

Adiós pequeños correas!

Endivio Roquefort I dijo...

Interesantes comentarios. Desafortunadamente no tengo tiempo para contestar adecuadamente: tal vez pasado mañana, cuando las garras del trabajo aflojen un poco.

Me parece curioso que el Doctorobservador me califica de socialista y además me cuelga ese "enVIDio" cargado de malicia, cuando en realidad no soy socialista (alguna vez lo habré sido: todos cometemos errores de juventud) y que la envidia, si bien la conozco de lejos, no es mi pecado capital (si digo cuál es le concedo demasiadas armas al enemigo, no vayamos por ahí). Por lo cual me parece que el buen doctor dista mucho de ser todo lo observador que él mismo cree (máxime cuando asegura no haber visto un letrero que yo vi el otro día desde mi carro, de reojo, sin ninguna dificultad). En cuanto a mi supuesto afán de desacreditar el Municipio, debe de haber sido un ataque de esquizofrenia lo que me indujo a escribir, unas líneas más arriba, un elogio de la gestión de Nebot tanto en materia de textos escolares gratuitos como en el asunto del Malecón... o tal vez tengan razón los comentaristas que aquí han señalado repetidas veces que hay una corriente nebotista tan dogmática, aduladora e impermeable al diálogo como su contrapartida correísta, en cuyo caso mal estamos.

Por el resto, pues lo dicho, intentaré contestar con más tiempo en otro momento. Sólo me limitaré a decir que, en mi opinión que vale tan poco contra la de ustedes como 4 años valen contra 20, 0 30, o los que tengan... pues según esta deleznable opinión uno de los problemas de Ecuador en general y de Guayaquil en particular es el no saber reconocer y valorar todo lo bueno que tienen. Puede que esté hablando de folclorismos pero puede que no. Ya veremos.

(¿"No besarse"?. Get thee to a nunnery.)

AlfredoV dijo...

Por favor, envíenme un testimonial de alguien a quien le hayan impedido entrar al Malecón 2000 por su vestimenta, raza o clase social, siempre y cuando no atente contra las buenas costumbres.

Solo repiten como loros lo que han escuchado.

Yo era un crítico de NEBOT por su regeneración de concreto. Sin embargo, con el tiempo me di cuenta de que lo que ha hecho es LEVANTAR LA MORAL Y EL ORGULLO por tener una ciudad en desarrollo.

Conozco muchos casos en barrios donde la regeneración ha llegado y allí donde la gente estaba resignada a vivir en condiciones anti higiénicas, han cambiado sus aspiraciones y ahora cuidan su acera y su cuadra. Hasta los ladrones de la snaqui (esquina en guayaco) se han retirado y los borrachines que dormían en las aceras ahora les dá verguenza.

Señores, mucho podrán hablar o criticar, total esto siempre será más fácil que construir, proponer, sacar de la MIERDA a una ciudad que el único pecado que tiene es ser siempre LIBRE E INDEPENDIENTE.

Juan Montalvo dijo...

Wow, qué pasó? Uno deja los post sueltos y adquieren vida propia despertando las más extrañas pasiones.

Un par de apreciaciones:
Creo que todos, incluyendo al amigo Sebas, tienen razon. No veo ni siquiera incompatibilidad de criterios, así que no me cuadra tanto comentario alusivo de enfrentamiento.

Todos los que conocimos el vergonzante tugurio en que se había convertido el malecón (yo creo que Bolivar y San martín se daban la mano "acojonados" como diría un español, mirando de reojo si no venía nadie a arrancarles las charreteras a punta de acero templado... ahora que menciono el monumento, siempre me ha parecido sospechoso el tonito gay batman y robin de la composición de la rotonda... (es broma)), no deseamos que eso regrese.

Creo, también, que los espacios bien cuidados se cuidan sólos, la gente se hace más cívica sintiendo que desentona y queda como un patán si osa siquiera a lanzar un papel al suelo, pero también creo que hay que respetar el derecho adquirido por los que pagan su alicuota de alquiler de locales que se sentirían perjudicados si entran ambulantes a competir sin pagar un centavo. No creo que sea justo permitir que entre "El Jefe" y se ponga a vender perros y cokis con todo en su carretilla al lado del Mc Donalds, por mucho que haya que defender el producto nacional.

Ya dije que estaba en contra del cartelito (sigo pensando que no es necesario) y aunque mi admirado y PARA NADA SOCIALISTA (su blog da fe absoluta de ello) Emperador, haya visto hasta de reojo el letrerito, yo no es que acuda mucho por allá pero sigo sin conocer de su existencia (dónde queda esa infamia?). No lo justifico, pero entiendo que lo hayan puesto por las razones, inocentes a mi entender, que ya expuse.

Me hace mucha gracia que se defienda como identidad del Guayaquileñismo algunas folckloradas y topicazos de comercial de Pilsener. Para mí, que no nací acá, ser Guayaquileño no tiene nada que ver con comer en yulán, llevar Guayabera o haber robado ciruelas de joven.

En mi caso el orgullo que siento por Guayaquil va incluso más allá del amor que me corresponde al estar casado con una de sus hermosas hijas y el hecho de tener dos retoños porteños, es el caracter que imprime la vorágine caótica que logra siempre tirar para alante, esa innegable rebeldía adolescente que jamás se pierde y que ha hecho, entre otras cosas que esta Ciudad haya votado siempre al contrario que el resto del país y a caballo perdedor (desde la elección de Abdalá, Mahuad, Lucio, Correa...), ese sentimiento de Abogado de causas perdidas, la generosidad casi infantil e incluso la infame viveza criolla... todo en una fanesca de humedad y calorazo insanos pero imprescindibles... y el rio...

Se me ponen los vellos de punta y se me aprieta el corazón (debe ser el colesterol).

No reniego de mi nacimiento, pero reclamo mi derecho a ser Guayaquileño por elección (¿no está entre los de la nueva Constitución del Estado de Derechos?).

Saludos a Todos.

Yitux dijo...

Estoy de acuerdo con las opiniones vertidas especialmente con la de Fabrixio que dice que mientras exista la propiedad publica debería ser racional y equitativa.

Por otro lado, los defensores del libre mercado no deberían defender el libre mercado?? si hay chicleros en el malecon no se supone que es xq quienes visitamos el malecon necesitamos o keremos comprar chicles y es un absurdo así como nefasto prohibirlo??

Yitux dijo...

por otro lado con respecto al cartelito, sí lo he visto y de hecho muchas veces lo han puesto en práctica conmigo.

En propiedad privada todo se rige por lo que se le ocurra al propietario, es lo correcto. Pero en lugares que se supone que son públicos (y que al final de cuentas fueron pagados por MI dinero también pues salgo en el monumento jeje)no puede regir lo que se le ocurra al administrador de turno solo para que no se "atente" contra su conservadora.

Es injusto que no me dejen besarme con mi pareja en el malecón, así como que no me dejen entrar por ser maricón, o por tener pantaloneta y parecer pandillero, o por ser muy feo, o por vender caramelos, o por tener uniforme de colegio, o que no me dejen sentar en el piso o donde supuestamente no es de sentarse, y así un sinfin de etcéteras. En nombre de un supuesto orden social, están coartando mi libertad individual.

Por cierto, justamente estoy realizando un documental que trata algo del tema, espero cuando lo termine lo vean para que me den su opinión.

Lamentablemente no tengo tomas buenas de las partes bonitas de guayaquil, pues cuando pretendía grabar a mi ciudad me lo prohibieron diciendome que tenia que pedir permiso para poder grabar las plazas. (!!!!)

kozic dijo...

http://3.bp.blogspot.com/_nA6AFUeBg_0/SPg6QMiwHAI/AAAAAAAAAA4/RHCl0EkxmRI/s1600-h/malec%C3%B3n.jpg

http://archivo.eluniverso.com/2004/03/22/0001/18/50149.aspx

http://www.malecon2000.org/LeyTransparencia/pdf/Nuestra%20Fundacion/Procedimientos/Gerencia%20de%20Operaciones/AM%20011%20Reglamento%20Uso%20del%20Malec%C3%B3n.pdf

No encontraba la imagen del cartelito que dice "Se reserva el derecho de admisión" en Malecón 2000, y me estaba haciendo a la idea de tener que tomar tal fotografía yo mismo, cuando recordé que ya la tenía en mi computadora, desde octubre de 2006.

Una estudiante de arte hizo algo fabuloso hace dos años: en el paso cebra de Simón Bolívar y Roca, pintó la leyenda "Toda persona tiene derecho a transitar libremente y a escoger su residencia en el territorio de un estado". Y eso a propósito de que uno de sus amigos había sido discriminado/¿educado? por los metropolitanos porque pretendía entrar con un yin roto en las rodillas y una camisa vieja con la imagen de jimi hendrix.

Juan, Juan, Juan: ¿Cómo alguien que defiende de tal forma el libre mercado no es capaz de reconocer derechos mucho más básicos aún?

Saludos, guayaquileño-de-corazón amigo

Endivio Roquefort I dijo...

"y el río..."

Precisamente. Cuando llegué a este país me recogieron en un taxi de ésos que sufren de caspa (sí) y a que se le caen las puertas a pedazos: "admirable", pensé con un gozo ya visceral y antes de probar el borojó: "por fin estoy en casa". Pero el río... el río me enamoró del país, a tal punto que todos los poemas que escribí por aquella época hacen referencia a él. Y luego fue gradual y sorprendente el descubrimiento, a lo largo de las semanas siguientes, de que los guayaquileños a ese dios de la naturaleza simplemente no lo ven. Al final me cansé de intentar arrancarle a alguien alguna expresión de entusiasmo, de veneración, de asombro y de gratitud que reflejara mínimamente lo que yo sentía para ese gigantesco y maravilloso vástago del Daule y del Babahoyo. Y si tengo por dónde coger esa crítica que vierte JMLC hacia la realización arquitectónica del Malecón (tema que prefiero evitar para que no se me acuse de "envidioso"...¿?) sería precisamente por ahí, por el haber construído un Malecón que le da la espalda al río en lugar de abrirse a él, arrodillarse ante él o siquiera de abrazarlo. ¿Devaneo? Cuenten los embarcaderos.

Y ya que estamos: "ese tonito gay de Batman y Robin"... bueno, la broma funcionó, me reí a carcajadas. Creo que se llama humor observacional: decir en voz alta lo que los otros han arrojado de su mente como malos pensamientos. Quiero más de eso.

Por otra parte, también me doy cuenta de que aquí no hay tanto criterios enfrentados como diferentes apreciaciones sobre la posibilidad de que se esté prohibiendo la entrada a gente por razones arbitrarias. Si no es así, pues obviamente no hay dónde discutir. Yo me fio de la racionalidad de cualquier vigilante o guardia, municipal o no, envalentonado por prohibiciones y empoderamientos vagos, como de la nariz de Lucio o de la humildad de Rafito. Seré cínico.

DoctorObservador dijo...

Gracias a una foto que acaba de linkear alguien en un comentario, he podido ver el cartel. Resulta que ha estado a la entrada, así que debo reconocer el despiste.

En todo caso, la lista de letreros era para graficar lo impráctico de la idea de colocar un letrero para cada prohibición. Además algunas de las actividades de mi lista de posibles letreros son perfectamente normales dependiendo de donde las hagas.

En el Reglamento de uso del Malecón no veo por ningún lado que puedan prohibirte la entrada porque traigas los jeans rotos. Así que si alguien ha sido impedido de entrar solo por su apariencia física o vestimenta bien puede reclamar ya que se estaría incumpliendo el reglamento y atentando contra otro montón de leyes en materia de derechos. Si un guardia de seguridad falla por sus demonios personales, no podemos decir que es la institución la que está mal.

Desde luego si tu jean parece taparrabo y eso en combinación con el resto de tus prendas te dan una apariencia demasiado difícil de pasar por alto, no te quejes si al menos te miran con curiosidad algunos y con desconfianza otros.

Veo que hay muchas actividades al aire libre que están permitidas en el malecón (visto en el mismo reglamento), desde exposiciones hasta proyección de películas, teatro, fotografía, etc. Lo que ocurre es que hay áreas específicas destinadas para ello. A pesar de esto, querer desarrollar esas actividades en cualquier lado es anarquismo disfrazado de defensa de derechos.

Creo valioso estar atento a cualquier falla en la administración de cualquier espacio público, más aún si está en manos privadas. Pero hay que criticar con fundamento y no simplemente repetir rumores para quedar como una persona muy moderna y sensible.

Y por cierto Endivio, eso de cambiar nombres que suenan como otra cosa es un defecto que traigo desde la niñez. Puede que no seas socialista ahora, pero parece que algún rezago queda por ahí a juzgar por tus comentarios.

DoctorObservador dijo...

Ah y me olvidaba. Endivio no confundas Motel con prostíbulo por favor. Yo he besado a mis novias en cada calle de Guayaquil, en buses, en cines, etc. Pero el Motel es mucho mejor. Créeme.

Xica dijo...

No veo porqué tanta discusión. Si no se tratara sugerir, de alguna manera, normas de convivencia para los espacios públicos como el Malecón, simple y sencillamente, cualquier pseudo político de oposición enviara hordas de seguidores a hacer, precisamente aquello que es chocante, con el único fin de quitarle lustre a la obra.

Endivio no ha vivido tanto tiempo en la folclórica política ecuatoriana, por eso entiendo su postura. Pero yo he lidiado toda mi vida con ella, por lo que entiendo perfectamente aquello de las normas de convivencia.

Y jamás he visto ningún letrero en el Malecón (voy seguido a hacer ejercicio) que diga nada parecido a "Nos reservamos el derecho de admisión".

José María León Cabrera dijo...

Una apariencia demasiada "difícil de pasar por alto"??

Claro por eso en Estados Unidos arrestan a los morenos cejones y bigotudos porque parecen terroristas.

Todo sea en nombre de la seguridad, de las "sugerencia" (qué lindo eufemismo para imposición) de normas de convivencia. Es la forma más fácil de coartar las libertades civiles: haciéndonos creer que son subalternas a otras cosas.

El "reglamento" del malecón... Chuta, resulta que yo pensaba que el mall era una plaza pública, que se regía por las leyes y ordenanzas de la ciudad, pero resulta que ha sido una especie de centro comercial! Es como leer el reglamento de San Marino o de Riocentro... Qué bestia que he sido! Yo que pensaba que las plazas y parques como está en la definición del código civil desde que lo escribió Andrés Bello son de DOMINIO PÚBLICO. No es que son del estado, sino que nos pertenecen a todos y, al mismo tiempo, a nadie.

Lo terrible de todo es la criminalización de conductas inofensivas, de los maquillajes de los problemas, y hay gente que defiende estas cosas.

Va bien. Después no nos quejemos. Por cierto, en la tierra de Endivio, han pasado una nueva "sugerencia" de norma de convivencia para "proteger a la población y mantenerla segura", ¿seguro?: http://news.bbc.co.uk/1/hi/uk_politics/7671046.stm.

Saludos,

JM

DoctorObservador dijo...

José María tu traes la opción de los arrestos por los rasgos étnicos, aunque yo me refiero al atuendo. Bien claro hablo de andar hecho el hippie, todos estamos en libertad de vestirnos como nos de la gana. Pero no te quejes si atraes las miradas por la forma en que te vistes.

Además es bien clara también mi posición de que no pueden prohibirte la entrada al malecón o cualquier plaza pública por la forma en que te vistes o como luces. Claro siempre y cuando con tu atuendo no ofendas a nadie. O no crees que hay atuendos que pueden ser ofensivos en determinados lugares y para determinadas personas?

El que se viste como la da la gana tiene la "libertad civil" para hacerlo, pero el espectador ocasional no la tiene para desear no toparse con cosas que no conoce o entiende?

Y tranquilo que cuando la alcaldía de Guayaquil esté en manos de los Atrasa País, el Malecón será el tipo de plaza pública que ustedes tanto reclaman.

En mi niñez en Guayaquil, el término plaza siempre tuvo un significado peyorativo. Plaza era un lugar desaseado, desordenado, caótico, donde todo el mundo hacía lo que le daba la gana. ESO era una plaza en Guayaquil! Ahora el término plaza recobró su verdadero significado.

La referencia al reglamento es para demostrar que ni siquiera hay argumentos de ese tipo para que te prohiban la entrada. Tanto te escandaliza que haya reglas para el uso de las cosas?

José María León Cabrera dijo...

Lo que me escandaliza, doctor, es que defiendas con tanta pasión que las "reglas" se usen para limitar la libertad individual, cuando las "reglas" son para garantizarla.

Y las "reglas" tienen un orden jerárquico. Empezando por la constitución. Los "reglamentos" de centro comercial están bien, bien, bien al fondo. Y nunca pueden contraponerse a los de mayor jerarquía. Así es la "regla" de la supremacía constitucional.

Insistes en catalogar a la gente por si usa mostacho, si se deja el pelo largo o se lo pinta de azul (creo que es parte del "atuendo").

Yo que he tenido la suerte de caminar por muchas plazas lo he hecho junto a a beatniks, hippies, góticos, metaleros, ejecutivos de traje y corbata. Al principio uno se lleva por el inveterado prejuicio, pero luego a punta de civilización lo supera y lo entiende. Y entiende también que no todo es blanco y negro. Que hay matices en las cosas.

Otra pregunta, porqué el que va de saco y corbata no ofende al rastafari? Borges dijo que no entendía porqué los hombres se las colgaban del cuello y le parecían las cosas más extravagantes del planeta.

Qué curioso que el payaso "tallarín sin presa" no puedo entrar al malecón pero mr ronald macdonald (con su cara de asesino en serie y todo) sí lo tenga permitido.

Saludos,

JM

Yitux dijo...

Yo estoy en la libertad de vestirme como me de la gana.

Tu estas en la libertad de prohibirme entrar en tu propiedad.

Yo no puedo entrar en tu propiedad si me lo prohibes.

Tu ni nadie puede prohibirme entrar en lugares que se suponen son públicos.

Pero tranquilos que siguiendo vuestra lógica, cuando yo esté sentado en la silla central del cabildo voy a prohibir que en zonas regeneradas ande gente en terno y con maletín pues son sospechosos de ser políticos corruptos.

Yitux dijo...

*por cierto me e percatado que somos tan raros que el debate y las ideas se an invertido. quien cree en regularlo todo se hace llamar liberal y acusa al que cree en la libertad individual de socialista

Juan Montalvo dijo...

Zanjemos la cuestión:

Desde el punto de vista de los obsesionados con la lucha de clases, el cartelito se pone de mala fe, para joder a los pobres, a los desheredados de la tierra, a los descamisados y a los ambulantes para proteger a los “patricios” los oligarcas que quieren apropiarse del Malecón y reclamarlo para su disfrute privado, para otros puede ser que se trate de un intento de educar consciente o inconscientemente al visitante y que entienda que debe guardar una serie de normas de convivencia si quiere disfrutar del espacio público, algunos vigilantes lo verán como una forma de justificar cualquier abuso que quieran hacer del poder que les otorga el uniforme.

Insisto en que no estoy de acuerdo con el cartelito, y lo expondré convenientemente en breve, podría ser una de las propuestas a nivel local: exigir que lo retiren. Sin embargo, y como siempre me ha fascinado la retórica imaginemos…

Los Latin King deciden hacer una reunión en la plaza cívica. Acuden con sus bandanas y símbolos diversos. Se aprecia en la cintura de algunos, las cachas nacaradas de sus 9 milímetros, y las empuñaduras de cuchillos y machetes. Entran al malecón, y sin hacerle nada a nadie, se ponen en formación, con cara de pocos amigos, apostados en cada puerta. No impiden a nadie el acceso, pero nadie entra.

Otro día, unos jóvenes con la cabeza rapada, vistiendo camisetas con esvásticas y frases como “muerte a los judíos”, o a los negros, o a los cholos o a las mujeres, o a los viejos, deciden hacer lo mismo.

Al tercer día, unos fanáticos de Correa, con banderas verdes, carteles de "NEBOT VETE YA" y "PELUCONES FUERA DE GUAYAQUIL", hacen exactamente lo mismo.

El cuarto día, unos franceses, 3 meses sin conocer el jabón, con un aroma acorde al retraso higiénico, ocupan espacios estratégicos separados por la distancia necesaria para que cualquiera que cruce por allí sólo se libre del pestazo de uno al llegar a la zona dominada por el pestazo de otro.

Quinto día, un numerosísimo grupo de religiosos y seglares, deciden abandonar el templo y hacer misas masivas diarias en el malecón, con potentes altoparlantes por los que emiten de forma continua, monótonas campanadas de fondo mientras repiten el salmo del día sin interrupción tantas veces como les alcance.

El sexto día llegan un grupo de 50 graciosos profesionales y deciden que van a seguir a 50 centímetros de distancia, en plan sombra, a transeúntes en el malecón mientras cantan a voz en grito y muy desatinados el estribillo del “Ven devórame otra vez, ven devórame otra vez…”

El séptimo día, unos tipos ataviados de impecable Guayabera, con letreros de “Separatismo o Muerte” y “Norros y Longos Fuera de Guayaquil” entran por la puerta del MAAC y avanzan hacia la plaza cívica en absoluto silencio, mientras, por la puerta del Club de la Unión, unos tipos chapuditos vistiendo camisetas con frases de “Monos de Mierda", "El Malecón lo hicieron Robando al Resto del País” y “Olmedo Me La Chupa” enfilan sus pasos, en silencio, en dirección al monumento de Bolívar y San Martín…

Y así concluye la semanita sin reserva del derecho de admisión… Con razón que hay filósofos que opinan que la gente le tiene miedo a la libertad…

Nota:A JMLC no parece importarle que entre un tipo a vender camisetas a un restaurante, pues no nos limitemos a las camisetas: que entren a vender carne en palito; que mejor sitio que un restaurante donde obviamente hay demanda segura de alimentos generada por comensales hambrientos.

DoctorObservador dijo...

Mi estimado José María, creo que todo lo que puedo responderte ya está en mi comentario anterior. Sin embargo...

Dime qué parte del reglamento de malecón 2000 contraviene la constitución?

En qué parte del reglamento dice que te pueden prohibir la entrada por tu ropa?

Dime en qué parte de mis comentarios estoy catalogando a la gente por su atuendo? Ojo Catalogando.

Ya te fuiste de caldo con eso de que el rastafari puede sentirse ofendido por el de corbata. Cómo sabes que yo no luzco como rastafari, o que me desagrada su atuendo, o simplemente que me refería a ellos? Yo he entrado al mall en burmuda y zapatillas aunque mis piernas son peludas y mis pies son grandes y feos.

Estas seguro que la libertad individual no debe encontrar sus límites en las normas?

Saludos

José María León Cabrera dijo...

Estimado Doctor,
Verás: si el "reglamento" del malecón "reserva el derecho de admisión" a una plaza pública está contraviniendo el principio constitucional de la jerarquía de las leyes. Contraviene el código civil y al contravenir una norma de rango superior está violando el principio de jerarquía de las leyes, establecido en la constitución (una cosa que en teoría se llama pirámide de Kelsen, por don Kelsen que la inventó).

Me expliqué?

Qué gran expresión esa de irse de caldo. Pero la verdad, con lo que he venido leyendo en estos comentarios, está muy folclórica, ¿no? folclorada, folclorada.... Qué pena! A mí que me gustan tanto... Pero veo que no está IN, así como tampoco está in comer en Yulán, ni tampoco es parte de la identidad guayaquileña. Mañana me dicen que Radio Cristal, CARR, Barcelona y Julio Jaramillo no son parte de la identidad guayaquileña y ahí sí bueno, entonces, creo que estamos cagados (sorry, no puedo evitar las folcloradas).

Nunca he dicho cómo te veas, sino que he dicho que lo que a uno le parece ofensivo a otro le puede parecer bonito. Las susceptibilidades no tienen cabida en las regulaciones (no deberían tener, en Guayaquil hasta los colores para las casas le han dado eligiendo a los ciudadanos).

Estoy tan seguro que las normas son para garantizar la libertad individual de cada uno de los ciudadanos que creo que esto no tiene necesidad de explicación.

A Juan,

El tema no queda tan zanjado, sino que en lo personal me abre una serie de preguntas y dudas (dudar es bueno, sin embargo, dice Leonardo Boff jajaja miren a quien les cito soy el diablo).

"para otros puede ser que se trate de un intento de educar consciente o inconscientemente al visitante y que entienda que debe guardar una serie de normas de convivencia si quiere disfrutar del espacio públic"

Emmanuel Mounier, personalista francés, filósofo católico escribió esto sobre la educación. Se los dejo para la reflexión:

"La educación no tiene por finalidad condicionar al niño al conformismo de un medio social o de una doctrina de Estado. No se debería, por otra parte, asignarle como fin último la adaptación del individuo, sea a la función que cumplirá en el sistema de las funciones sociales, sea al papel que se entrevé para él en un sistema cualquiera de relaciones privadas.

La educación no mira esencialmente ni al ciudadano, ni al profesional, ni al personaje social. No tiene por función dirigente el hacer unos ciudadanos conscientes, unos buenos patriotas o pequeños fascistas, o pequeños comunistas o pequeños mundanos. Tiene como misión el despertar seres capaces de vivir y comprometerse como personas.

Nos oponemos, por tanto, a cualquier régimen totalitario de escuela que, en lugar de preparar progresivamente a la persona para usar de su libertad y de sus responsabilidades, la esteriliza en el inicio doblegando al niño al triste hábito de pensar por delegación, de actuar por consignas y de no tener otra ambición que estar situado, tranquilo y considerado en un mundo satisfecho."

Ahora bien, sobre lo días "Juan Montalvo" (suena a promoción de Comandato) hay que decir lo que hay que decir:

Los Latin King deciden hacer una reunión en la plaza cívica. Acuden con sus bandanas y símbolos diversos. Se aprecia en la cintura de algunos, las cachas nacaradas de sus 9 milímetros, y las empuñaduras de cuchillos y machetes. Entran al malecón, y sin hacerle nada a nadie, se ponen en formación, con cara de pocos amigos, apostados en cada puerta. No impiden a nadie el acceso, pero nadie entra. Basta con que la policía les pida el permiso para portar armas, que seguro no lo tienen, encontrándose en delito flagrante. Entonces, sin haberles anticipado o negado "el derecho de admisión" serán encausados por una falta al régimen legal vigente.

Otro día, unos jóvenes con la cabeza rapada, vistiendo camisetas con esvásticas y frases como “muerte a los judíos”, o a los negros, o a los cholos o a las mujeres, o a los viejos, deciden hacer lo mismo. a ver... lo mismo, hay leyes que proscriben este tipo de conductas. A menos que la vendedora de chucherías a la que se refirió Endivio haya venido haciendo manifestaciones pro nazis... y aún en ese supuesto, porqué no podría entrar? Sería de enjuiciarla por promover el odio racial, xenófobo, etc, cosa que está prevista en la ley.

Al tercer día, unos fanáticos de Correa, con banderas verdes, carteles de "NEBOT VETE YA" y "PELUCONES FUERA DE GUAYAQUIL", hacen exactamente lo mismo. aquí sí no entiendo la referencia.

El cuarto día, unos franceses, 3 meses sin conocer el jabón, con un aroma acorde al retraso higiénico, ocupan espacios estratégicos separados por la distancia necesaria para que cualquiera que cruce por allí sólo se libre del pestazo de uno al llegar a la zona dominada por el pestazo de otro.¿¿??

Quinto día, un numerosísimo grupo de religiosos y seglares, deciden abandonar el templo y hacer misas masivas diarias en el malecón, con potentes altoparlantes por los que emiten de forma continua, monótonas campanadas de fondo mientras repiten el salmo del día sin interrupción tantas veces como les alcance. conforme el derecho CANONICO esto está prohibido. solo es posible celebrarlas en los templos y excepcionalmente, previa aprobación del obispo, en otros lugares

El sexto día llegan un grupo de 50 graciosos profesionales y deciden que van a seguir a 50 centímetros de distancia, en plan sombra, a transeúntes en el malecón mientras cantan a voz en grito y muy desatinados el estribillo del “Ven devórame otra vez, ven devórame otra vez…”

El séptimo día, unos tipos ataviados de impecable Guayabera, con letreros de “Separatismo o Muerte” y “Norros y Longos Fuera de Guayaquil” entran por la puerta del MAAC y avanzan hacia la plaza cívica en absoluto silencio, mientras, por la puerta del Club de la Unión, unos tipos chapuditos vistiendo camisetas con frases de “Monos de Mierda", "El Malecón lo hicieron Robando al Resto del País” y “Olmedo Me La Chupa” enfilan sus pasos, en silencio, en dirección al monumento de Bolívar y San Martín… estas conductas -exceptuando algunas que se encuadran en los delitos que ya referí y son de evidente identificación, menos la de Olmedo (aparte de ingeniosa, tal vez se refiera al Centro Deportivo Olmedo y quien la cargue sea un acérrimo hincha del eterno rival del Olmedo que no sé, en honor a la verdad, cuál sea o si lo tenga)- creo que serían una conducta que se llama "flashmob" y, no entiéndola bien, constituye una forma de expresión... pero no quiero adentrar porque no entiendo bien el fenómeno, acá en Guayaquil unos universitarios lo han hecho y preparaban otro PRECISAMENTE EN EL MALECÓN 2000...

Así que, no entiendo, la verdad,tantos cuestionamientos...


Y así concluye la semanita sin reserva del derecho de admisión… Con razón que hay filósofos que opinan que la gente le tiene miedo a la libertad…

Nota:A JMLC no parece importarle que entre un tipo a vender camisetas a un restaurante, pues no nos limitemos a las camisetas: que entren a vender carne en palito; que mejor sitio que un restaurante donde obviamente hay demanda segura de alimentos generada por comensales hambrientos. si alguien me llega a vender una carne en palito ("folclorada", según Miguel Donoso Pareja, ver La Garganta del Diablo -confieso que prefiero chuzo- y ver en la Garganta del Diablo también la referencia a Guayaquil y sus cirugías estéticas) en la parrilla del ñato, no creo que le compre, aunque reconozco que la parrilla del ñato no se puede comparar con el malecón porque el uno es un negocio privado y el otro un espacio PÚBLICO.

Sorry lo extenso, pero es que tocaba.

Saludos,

JM

Richard dijo...

Solo sé que cuando era chiro (ahora soy clase media) el Malecón 2000 era una alternativa económica para pasarla chévere con mis hijos pequeños. Si, la pasaba muy bien y por lo menos no me preocupaba por la presencia de pandilleros o alcoholicos.

A los que le molesta esto le verán todos los peros, algunos comparan despectivamente nuestra ciudad con Miami, no importa, eso es mejor que la comparen despectivamente con alguna ciudad tercermundista africana, algo que no era raro en los tiempos de Bucaram.

A otros no les gusta el "estilo arquitectónico", yo de eso no se mucho, para mi lo que importa es que mis hijos disfrutaron el Malecón sin peligro y que nunca se asustaron de ver algún drogadicto o algún vagabundo enseñando el yaaaa mientras regaba las plantas.

Por querer desacreditar una obra excelente desde todo punto de vista, hay quienes ya rayan en lo absurdo y nos quieren hacer sentir como unos miserables discriminadores y racistas. Sres. socialistas, no insistan, prefiero el Malecón 2000 con sus pequeñas imperfecciones, al Malecón en que Rafael Correa jugueteaba deshojando margaritas (¿Uds. le creen al caretuco?)

Los que conocimos el antes y el después del Malecón, nos damos cuenta de como se quiere manipular al pueblo. Ahora sucede que Guayaquil ha sido un parásito para el país. Gracias Sr. Correa por darnos esa injusta reputación.

y después preguntan porque repudio a este individuo.

DoctorObservador dijo...

José María: Crees que citando autores una y otra vez legitimas tus opiniones. Debemos entender que has leído mucho entonces... O que sabes tipear bien las busquedas en Google.

"si el reglamento del malecón reserva el derecho de admisión a una plaza pública está contraviniendo el principio constitucional de la jerarquía de las leyes"

Debiste tomarte unos minutos más haciendo la tarea para que puedas responderme haciendo referencia al artículo de la constitución que se está contraviniendo según tu. Recuerdo algunos abogados que hablan de esa forma, lo penoso es que sí llegan a sorprender a uno que otro descuidado.

Luego dices que contraviene el Código Civil, pero no mencionas cuál de las normas es la que está siendo violada.

Leíste el reglamento? Ahí dice claramente qué se puede y qué no se puede hacer en el malecón. Dime si alguna de esas reglas es inconstitucional, y te acompaño a poner la demanda para que la cambien.

Kelsen mencionó que debías leer e interpretar las normas para saber si le estabas derrumbando la pirámide? Espero que si, de lo contrario Kelsen me puede lustrar los zapatos a lenguetazos.

Insisto, te fuiste de caldo. Ya me aburrí. Que Correa siembre otra vez los arboles de pechiche para que los borrachos les aporten urea con sus fluidos corporales.

Juan Montalvo dijo...

No quiero lanzar más vinagre en las heridas y siendo todos un poco “final Word freaks” ,creo que las palabras de Richard ponen un colofón bastante sensato a este interesante debate.

Sin embargo, no quiero que se queden sin atender un par de inquietudes, mías y de JMLC:

Confieso que no sabía que necesitara nadie un permiso para portar machetes (en cualquier recinto rural, mucha gente los lleva bien visibles y no creo que los policías de la zona anden pidiendo papeles) u otras armas blancas como cuchillos o navajas swiss army, pero igual, asumamos que, por extrañas circunstancias del destino los Lating King del ejemplo tienen permiso para portarlas… ¿Cómo debe actuar el vigilante? Si fuese solicitando la retirada de los jóvenes, que no estarían cometiendo delito alguno ¿no se está violando su derecho a ser admitidos en espacio público?

El 3r día… ¿No crees que, posiblemente, habría gente que se sintiera intimidada de entrar al Malecón si viese en las puertas a miles de fanáticos vestidos de verde portando ese tipo de letreros?

Lo de los franceses era una burla al tópico tan extendido de que se bañan más bien poco, aunque yo he tenido el placer de haber sido enamorado de 2 ciudadanas francesas en diferentes etapas de mi vida aunque hubiese sido interesante que se hubieran producido de manera simultánea, y ambas desprendían exquisitos aromas de sus cuerpos (supongo que las olía con nariz de enamorado…) Pero, dado el caso, ¿se debe permitir la entrada de un personaje cuyo aroma y falta de higiene pueda resultar ofensivo?

No sé dónde digo que la congragación fuera de católicos, quizás no debí usar el término “misa”, pero, igual me da, usa la religión o secta que mejor te parezca, una que no se someta al derecho canónico ¿qué se debe hacer en este caso?

El ejemplo de los graciosillos haciendo de sombra a todo el que camine por allí… no lo respondes. Si bien no estaría haciendo nada ilegal, si resultaría fastidioso que un tipo caminara detrás de uno, a medio metro de distancia y cantando desafinado… ¿eso se debe admitir con la sonrisa complaciente del vigilante de turno?

¿Es contra la ley portar una pancarta que diga “El malecón se hizo robando el dinero de otras provincias”?

Por cierto, por supuesto que JJ, Barcelona, Emelec, el encebollado de después del desayuno, el cebichito mañanero para el chuchaqui, el caldo de manguera de Yulán, las carretillas que cada uno veneramos, el morocho , el parque centenario, las guayaberas, las serenatas con lagarteros, las galerías de arte en las peñas (el barrio) , los incómodos taburetes y la música en directo de las peñas (los locales de esparcimiento) , si me apuras incluso los moteles y las escapaditas a Salinas, forman parte de la identidad guayaca, sólo quería apuntar que ser Guayaco es eso y mucho más…

DoctorObservador dijo...

JM: Haz graficado perfectamente como será el Malecón cuando los Atrasa País cojan la administración municipal.

¿Ustedes recuerdan como era el parque La Victoria? Era un sitio donde las libertades de los individuos eran muy respetadas. Las putas tenían libertad de trabajo, los drogos libertad para consumir (a lo Amsterdam), los borrachos bebían a los pies de García Moreno, los perros copulaban y defecaban sin problemas junto a la gente, la gente se vestía como le daba la gana, y le quitaban las prendas también a cualquiera. Si te daban ganas de hacer del cuerpo, solo debías arrimarte al primer árbol que encontrabas. Era el paraíso de las libertades individuales.

Ahora es un sitio frío lleno de prohibiciones y rejas. Sin ese calorcito, sin esos rastros de humanidad que al calentar el sol nos llenan la nariz de aromas muy vistosos.

kozic dijo...

Doctor observador, Juan Montalvo:

Es curioso. Lo que veo en sus discursos es lo siguiente: la gente en Guayaquil es degenerada, y si no fuera porque existen los letreros de "Se reserva el derecho de admisión", los incivilizados guayaquileños harían en el espacio público cosas que ustedes, los civilizados, no pueden soportar.

Hay mucho que decir sobre la actitud de los dirigentes al respecto. Educar a la gente... bajo qué criterio ¿el del alcalde de turno?

Juan Montalvo dijo...

kozik,

Lo que ves, al menos en "mi discurso" es tu interpretación del mismo. No creo que los Guayaquileños necesitemos que NOS EDUQUEN, peor que seamos unos DEGENERADOS, al menos yo lo que he escrito son hipótesis sobre cual creo que pueda ser la motivación detrás de los responsables de colocar ese letrero que INSISTO, en mi opinión, SOBRA.

En NINGÚN caso, lo que crea o deje de creer sobre cual pueda ser esa motivación, puede tomarse como mi opinión sobre los guayaquileños, a lo sumo, mi opinión sobre lo que pienso que puede pasarle por la mente a los responsables del INFAME letrerito.

Es como si dijera que pienso que Correa hace estas declaraciones porque él cree que todo patrimonio es siempre mal habido, y me acusen de pensar que todo patrimonio tiene orígenes ilícitos.

Hablando de otra cosa: ¿Qué pasó con las ocho y cuarto? Empezó con fuerza y tenía buen aspecto...

Fabricio Tedel dijo...

Las opiniones de Dr. Observador no le envidian nada a ningún socialista.

Fabricio Tedel dijo...

Por otra parte el genio que ya sepa cual es la CORRECTA asignación de derechos de "uso" y "exclusión" sobre bienes públicos -es lo que estamos en teoría discutiendo- que vaya ahora mismo a reclamar el Nobel...

eso

kozic dijo...

DoctorObservador:

“Las putas tenían libertad de trabajo, los drogos libertad para consumir (a lo Amsterdam), los borrachos bebían a los pies de García Moreno, los perros copulaban y defecaban sin problemas junto a la gente, la gente se vestía como le daba la gana, y le quitaban las prendas también a cualquiera”.

Ninguna de estas cosas estaba permitida antes de la regeneración y siguen sin estar permitidas (claro, en breve, el consumo será despenalizado, pero eso es otro cuento). El hecho de que ya no sucedan en los espacios públicos [regenerados] no significa que ya no sucedan, sólo se han mudado. Es decir: sí se puede hablar de maquillaje.

Hay un problema más grave. No basta combatir las cosas sólo en los sitios turísticos. Para que los extranjeros no vean lo que sucede, simplemente se desplaza a las personas que hacen todas las cosas de las que te quejas, y para ello se viola el derecho de esas personas de transitar libremente en el territorio del estado y ser parte de los espacios públicos sin ninguna clase de discriminación.

kozic dijo...

Una cosa más, DoctorObservador: en tu última respuesta a José María dices que no habla de la ley que contraviene el reglamento del Malecón al reservarse el derecho de admisión, así que aquí está:

EL ESTADO ECUATORIANO RECONOCE y garantiza a favor de las personas, según el numeral tercero del artículo 23 de la Constitución Política de la República, el derecho a transitar libremente por el territorio nacional y a escoger su residencia.

(http://www.dlh.lahora.com.ec/paginas/judicial/PAGINAS/D.Constitucional.164.htm)

En la nueva Constitución, es parte del Art. 66: 14. El derecho a transitar libremente por el territorio nacional y a escoger su residencia, así como a entrar y salir libremente del país.

Fabricio Tedel dijo...

Tanto la despenalización del consumo de drogas como el libre tránsico ya existían dentro de la legislación subordinada a la anterior constitución semi-demócratacristiana.

Y reitero, hay una gran diferencia entre prohibir la suciedad a prohibir el comercio.

Y reitero también a que salga el genio que me indique cual es el correcto e irrebatible derecho exacto de uso y exclusión de los bienes públicos.

elguayaco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elguayaco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elguayaco dijo...

he leido todos los comentarios de este post y veo que se ha hecho polemico el famoso letrero de se reserva el derecho de admision y sobre la negativa de permitir ventas en las áreas regeneradas de la ciudad, en atencion al malecon simon bolivar (porque así es el nombre) esto es una área netamente turistica y se lo promociona en todo el mundo es la atraccion en conjunto con el barrio las peñas que la ciudad muestra a los turistas esto lo digo porque el sabado pasado estuve toda la mañana en el malecon filmando un video y vi por primera ves todas las maravillas que se encuentran dentro del malecon y no seria justo que vendedores ambulantes, fritangueros etc conviertan ese espacio de distraccion publica en una verdadera feria, si yo fuera padre y llevara a mis hijos a pasear,o con mi novia me encontrara paseando y de pronto ver a un ebrio sacarse el miembro para mear delante de ellos creo que cualquier persona pensante se sentiria ofendido, ademas cualquier persona puede ingresar al malecon yo he visto personas de todo el pais dentro de sus instalaciones desde indigenas hasta extranjeros de toda clase.
con relacion a la zona regenerada puedo comentar que el asunto de no permitir las ventas es meramente por asunto de limpieza puesto que los vendedores dejan todo clase de desperdicios en dichas áreas ( desperdicios materiales y organicos)o acaso estarian uds. contentos con que venga una fritanguera y se coloque en la puerta de sus casa y venda sus frituras y deje los residuos en la acera de sus hogares y lo mas cumbre es que primero llega la fritanguera y luego empiezan a llegar mas gente hasta que se convierte el área en un mercadillo causando las molestias del caso a todos los que viven en una cuadra, lo que el municipio quire en ordenar la ciudad y hacerla una verdadera urbe con leyes que regulen el orden que los informales se organicen y empiecen a pagar impuestos tanto locales como nacionales y que vivamos todos los guayaquileños en armonia unos con otros porque recuerden que los derechos de uno terminan donde empiezan los derechos de los demas.
aunque yo se que no me contentaran esto pero creo que era mi deber como guayaquileño de cepa decirlo

José María León Cabrera dijo...

Vaya...qué cantidad de opiniones apenas un par de días vista.

doctor observador,
te quiero pedir mil disculpas. no sabía que estaba tratando con una persona a la que Kelsen le puede lustrar los zapatos. Seguramente Einstein te hace los mandados y Tomas Edison te lava la ropa los sábados temprano por la mañana. Mil disculpas.

Aparte, te equivocas doblemente: no he leído mucho, me falta tanto por leer y no soy tan bueno en las búsquedas de google (si no, ya me hubiera puesto una página como la de el manaba, el sí sabe googlear bien). Veo que tienes mucho desprecio por las opiniones de terceros y por eso no me siento aludido. Qué podría esperar yo de ti respecto de mis opiniones (ni siquiera el mínimo respeto) si lo que digan Kelsen, Mounier, Borges y Miguel Donoso Pareja te tiene sin cuidado y sirven solo para que yo me crea cosas...

No entiendo tus ataques, o mejor dicho, los entiendo como se entiende al que se quedó sin argumentos.

Yo del debate no me aburro, pero sí prescindo de odiadores contumaces. Así que prefiero continuarlo con otros y no contigo. Prescindir en su primera acepción según el diccionario "Hacer abstracción de algo o alguien, pasarlo en silencio".

Una última googleada: ¿será que, como escribió Joaquín Gallegos Lara en Las Cruces Sobre el Agua, eres de aquéllos que "no podemos ser dichosos, sin ser canallas"?

Saludos,

JM

Juan Montalvo dijo...

Creo que el comentario de elguayaco tiene toda la razón de la sensatez y la clave del asunto la determina Fabricio. Combinando ambos comentarios queda bien definido el dilema. El Espacio público tiene un problema complejo de definición de propiedad. Como es de todos no es de nadie. Cada uno en su casa tiene todo el derecho a tenrla repugnante y llena de gente de aspecto curioso, o limpia y pulcra como la sala esterilizada de los laboratorios intel (esta llena de gente con aspecto aún más curioso). la propiedad es clara yel derecho al desorden está protegido por su derecho a la libertad de cada individuo. Cuando el asunto es una propiedad pública, la cosa cambia. Cada uno puede sentirse tan dueño del espacio como el vecino, y lo que para unos es inadmisible para otros es la foto de familia. Parece evidente que deben existir unas reglas de convivencia y mínimo decoro que no siempre son conocidas ni bien interpretadas tanto por los usuarios como por los encargados de hacer respetar esas normas.

En cualquier caso, fuera de soluciones imaginativas como repartir centímetros cuadrados de malecón entre cada uno de los ecuatorianos (recordemos que es patrimonio de todos) y que cada uno se reponsabilice de lo que sucede en sus centímetros de parcela, o permitir el regreso al estercolero de la etapa bucaramista y los robaciruelas de la adolescencia de Correa, creo que existe el sentido común de los ciudadanos y no debemos temerlo. Sigo abogando por que retiren el letrerito de la discordia como primer paso, y veamos que sucede.

Nota: "odiadores contumaces" de acuerdo a mi particular criterio podría aplicarse el calificativo al Sr. Correa Delgado, antes que al Dr. Observador. Estoy convencido que algunos lo usan mentalmente para imaginarse al creador de este blog... y sin embargo, y lo digo con total sinceridad después de una introspección serena, el único odio que encuentro en mi corazón está dirigido a la mentira, la injusticia, y el totalitarismo... no contra ninguna persona en particular...

José María León Cabrera dijo...

ya ok, una última pregunta,

¿si el fritangero, el chiclero no ensuciaran podrían estar en ek malecón o en la zona regenerada?

JM

DoctorObservador dijo...

Kozic: No estoy defendiendo el letrero. Lo que defiendo es el ordenamiento de los espacios públicos. Si una reja más el establecimiento de horarios de acceso y un reglamento permiten ordenar los espacios públicos al punto de volverlos turísticos (cosa impensable en el Guayaquil de los árboles de pechice en el Malecón SIMON BOLIVAR), estaré siempre de acuerdo con esas medidas.

Por otro lado, calificar a las obras de regeneración como maquillaje es ver el vaso medio vacío. Esperemos entonces que los Atrasa País dejen que la vieja ciudad de Guayaquil muestre su cara sin maquillaje y que se le cuelgue la piel cuando empiecen a deteriorarse las cirugías "mal hechas".

Sobre la Constitución, me parece bien que cites ese artículo, ahora dime en qué parte del Reglamento se impide la libre circulación. Estoy seguro que esto de las normas de uso de espacios públicos no solo están apoyadas en un Reglamento. Sin duda debe haber una ordenanza municipal que regule el tema.

Apelando simplemente a la norma constitucional que garantiza el libre tránsito y escogitamiento de domicilio se pueden romper muchas leyes y reglamentos. Todas las disposiciones constitucionales encuentran su aplicación en las leyes y reglamentos, son normas complementarias e inseparables. Una norma constitucional sin leyes y reglamentos es letra muerta.

Dudo mucho que los criterios de "admisión" del malecón sean como los de una discoteca. Justo ayer pasé por ahí en auto, y vi el sitio lleno de personas. Había gente de todas las edades y apariencias, también había turistas tomando fotos. Vi desde familias hasta parejas sentadas románticamente en bancas, ninguna de ellas parecía haber llegado en autos de lujo.

Lo que nunca vi es guardias de seguridad correteando gente para sacarla. Lástima que no tuve tiempo de tomar fotos o bajarme, andaba de paso y los pitos de los carros detrás mío me obligaron a seguir mi camino.

DoctorObservador dijo...

José María, no sé qué es peor, no haber leído o haberlo hecho sin entender nada y además presumir pomposamente de aquello.

Si no has entendido ciertas cosas aún en las letras de respetables autores, no espero que entiendas mis textos. Aunque ahí arriba están por si quieres volver a intentarlo.

Puedo reconocer cuando toco una fibra. Pero qué se le va a hacer, está en mi naturaleza descubrir ciertas cosillas acerca de las personas.

Mis textos no reflejan odio, tal vez soy un poco mordaz cuando encuentro mis patos. No solo soy canalla, sino que me sirvo intelectualitos como tú en el desayuno y los paso con un sorbito de yogurt. Luego flotan en mi tazón de porcelana en donde el dulce sonido de cascadas los devuelve a un sitio del que nunca debieron salir.

El que se pica, pierde. Pero por respeto al espacio de JM, procuraré no volverte a responder...al menos en este post.

elguayaco dijo...

Jose Maria dime tu si el fritanguero y el chiklero no hicieran basura dejarián de se fritangueros y chikleros ademas el asunto de la basura es mas bien asunto de nuestra idiosincacia ya que nunca nos han enseñado el orden y la limpieza por que al decir que es la calle todo se puede botar y no nos gusta que nos impongan orden pr eso te digo si el fritanguero y el chiklero dejaran de hacer basura no serian lo que son

Yitux dijo...

osea que un bueno e iluminado alcalde debe venir y salvarnos a la fuerza a nosotros la burda y sucia plebe??

(lo siento no me gusta hacer de troll pero comentarios como el anterior no se pueden dejar pasar)

elguayaco dijo...

yitux nadie esta en contra de la "sucia plebe" como ud. esta diciendo el hecho es que Guayaquil ya dejo de ser un pueblo grande y esta pasando a ser una ciudad organizada aun falta mucho para ser la ciudad que todo guayaquileño desea tener.

kozic dijo...

El hecho de que se reserve el derecho de admisión hace que en algún momento la entrada le sea prohibida a alguien. En ése momento, se viola el derecho a la libre circulación.
Vamos, DoctorObservador, no hay que darle muchas vueltas.

kozic dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kozic dijo...

Guayaco:

Qué tiene de despreciable que el fritanguero y el chiclero sean lo que son. Si son limpios, mucho mejor.

Ellos no escogieron vivir en condiciones que les hicieran imperativo tener tales oficios.

Talvez por ello los desprecian: proque a nadie le gustaia trabajar en eso. Acaso todo se resume en suertes individuales. Echemos unos dados, entonces, a ver quién tiene la razón.

El orden es muy lindo, pero se vuelve terrible si para ello se pasa por encima de la libertad de alguien, aunque sea uno solo. Conozco a unos cuantos que vieron negada su entrada al Malecón por vestirse con yines rotos, o camisas viejas, muchos de ellos artistas. Sé de otros que no pudieron tomar fotografías, bajo el pretexto de que "podrían lucrar de ello, así que tienen que pedir un permiso".

No siempre está sucediendo eso de que prohiban la entrada. Talvez dependa de si el supervisor ande por ahí, o del genio del guardia. Y eso lo hace peor aún, porque tienen un letrero que les legitima abusar, pasar por encima de los ciudadanos... si les da la gana.

Juan Montalvo dijo...

Kozic,
“Ellos no escogieron vivir en condiciones que les hicieran imperativo tener tales oficios.”
Me asombra que hagas este comentario, porque es la típica forma prejuiciosa de criticar a los prejuiciosos. Estás cayendo en lo que acusas a Guayaco. Asumes que Guayaco entiende que el chiclero y el fritanguero son personas que ayudan a ensuciar el entorno, (yo creo que es así, los que terminan ensuciando no son tanto ellos sino sus clientes) y le criticas por ello, y luego tu mismo con ese comentario tratas de disculparles por algo que crees que hacen pero, aparentemente, no tienen mucha culpa porque el “mundo” les obliga a ser así viviendo de algo que no han escogido vivir…
¿Qué sabremos ninguno de nosotros que escogió el chiclero o el fritanguero para vivir? A lo mejor el fritanguero proviene de una larga estirpe de promotores de colesterol, y el chiclero adora la libertad de trabajar a su aire y sin horario ayudando a endulzar la vida de sus conciudadanos. No todo el mundo desea las mismas cosas, ni todo el mundo está en capacidad de obtener lo mismo (ya quisiera yo haber jugado al fútbol como Zidane, pero, sabes algo, no cambio su vida por la mía… quien sabe si el fritanguero tampoco).
Estoy de acuerdo que una estupenda razón para quitar el letrero es para que el vigilante de turno no se sienta envalentonado a abusar de su poder decidiendo quien entra o no al Malecón de acuerdo a que ladilla le molesta más ese día, de la misma forma que estaba en contra de aprobar una Constitución que le Permite al Presidente de la República a abusar de sus mandantes y al gobierno controlar lo que sale en los medios de comunicación, o decidir quien va gratis a la U, o si mi propiedad cumple o no una labor social… Cuantos menos letreritos y constituciones abusivas, mejor…

andresHC dijo...

"Cuantos menos letreritos y constituciones abusivas, mejor…"

Amén!

elguayaco dijo...

kosic
lo del fritanguero y clikclero fue solo un ejemplo yo no denigro al ser humano como estas dando a entender solo puse de ejemplo pudo haber cualquiera, hoy estuve en el malecon y vi a una niña vendiendo chikles y nadie dijo nada y sobre el no dejar entrar a gente con jeans rotos al malecon eso debio haber sido cosa del genio que ha de haber tenido ese dia el guardia a demas a mi me vale lo que diga un letrero yo soy yo con o sin leyendad absurdas yo he entrado al centro comercial del malecon en bernuda y nunca me han dicho nada asi que es hora de seguir trabajando por el bien de la sociedad ecuatoriana que andar haciendo polemica por un letrerito

Excelsior Creditor dijo...

Buenos días señor / señora,

Esta es una buena oportunidad para obtener un préstamo. Ofrecemos préstamos de todo propósito y nuestra tasa de interés es del 3% y nuestro proceso de préstamo es muy rápido también.

Estamos dispuestos a hacer todos sus problemas financieros una cosa del pasado. Si usted está realmente dispuesto a resolver sus problemas financieros. Contacte con nosotros ahora a través de correo electrónico con el fin de proceder a la transacción.

Nuestro correo electrónico es: excelsiorcreditor07@hotmail.com

Esperamos hacer negocios con usted.

Saludos,

La Sra. Jane Freeman.

Excelsior Creditor dijo...

Buenos días señor / señora,

Esta es una buena oportunidad para obtener un préstamo. Ofrecemos préstamos de todo propósito y nuestra tasa de interés es del 3% y nuestro proceso de préstamo es muy rápido también.

Estamos dispuestos a hacer todos sus problemas financieros una cosa del pasado. Si usted está realmente dispuesto a resolver sus problemas financieros. Contacte con nosotros ahora a través de correo electrónico con el fin de proceder a la transacción.

Nuestro correo electrónico es: excelsiorcreditor07@hotmail.com

Esperamos hacer negocios con usted.

Saludos,

La Sra. Jane Freeman.

Related Posts with Thumbnails