lunes, 29 de marzo de 2010

AVATAR Y EL ECOLOGISMO INFANTIL

No es mi culpa, no quisieron pagarme así que me toca destruir tu habitat...
pero, eso sí, yo soy ecologista hasta las huevas...

Escucha este Artículo en Audio:


Debo reconocer que soy un tipo citadino: le saco más provecho a los paraísos artificiales que a los naturales; prefiero la asepsia, controlada y biohomogénea, de una estancia limpia, al entorno bacterioviral, anárquico y bichodiverso del campo abierto; y mi relación con eso que se acostumbra a denominar Medio Ambiente se limita, casi exclusivamente, a la visualización, adormilado, de algún documental soporífero en Animal Planet.

Todo el asunto del cambio climático antropogénico me huele chimbo, y los ecolonazis me caen chancho. Sin embargo, y a pesar de todo, incluyendo la confesión idiota del Director reconociendo sus intenciones de manipulación de la opinión pública hacia su particular creencia sobre toda esta fanesca desinformativa y tendenciosa, he visto AVATAR y no me ha producido urticaria, vómito ni otras de las reacciones alérgicas asociadas al suministro, en sala oscura, de una sobredosis de discurso socialista de 162 minutos. Incluso debo reconocer que me agradó el despliegue de medios técnicos y la estética CGI (Computer Generated Images) del largometraje.

Obviamente el argumento es manido, mañoso, muy poco original y desagradablemente repetitivo, con toda la parafernalia rousseauiana del Buen Salvaje que ya, por floja y desgastada, resulta tan tediosa y cansina, como predecible y bostezante. Pero, con todo, no entiendo por qué un Liberal/Libertario tiene que ver Avatar como un ataque al sistema capitalista o de Libre Mercado.

En mi humilde opinión, toda esta historia ilustra, exactamente, todo lo contrario: El Mercantilismo inevitable de todo régimen ESTATISTA llega al extremo de tener al ejército de los Estados Unidos, nada menos, al servicio de una corporación minera que anda detrás de un valioso mineral que, al parecer, se encuentra en un distante planeta llamado PANDORA, donde habitan unos seres antropomorfos con aspecto de top model de pasarela Parisina, o Milanesa, quienes, cómo no, sobreviven en armonía con la naturaleza usando tecnologías arcaicas, en estructuras tribales con castas definidas de Jefes, Guerreros, Chamanes y todo el folcklorismo que mantuvo a la raza humana expuesta a cantidades ingentes de vicisitudes y siempre al borde de la extinción.

Para no alargar el ya conocido cuento, cómo la fuerza de la persuasión (única que el Liberal decente reconoce) no parece ser suficiente para obtener el preciado mineral, el ejército, expresión máxima del monopolio estatista del uso de la violencia, decide usar la Persuasión de la Fuerza (exactamente la misma herramienta que los gobiernos socialistas de toda latitud usan como argumento siempre e invariablemente: el supuesto bien común les autoriza a despojar a las minorías de lo que es legítimamente suyo usando la amenaza o el uso indiscriminado de la fuerza). Estatismo Puro y duro, cómo sacado del Catecismo del Perfecto Socialista.

Un liberal jamás tomaría por la fuerza algo que no es suyo. El libre mercado se basa en el intercambio LIBRE y VOLUNTARIO entre los legítimos dueños de aquello que se intercambia. La fuerza de la persuasión, nunca la persuasión de la fuerza.

¿A qué viene todo esto?

Hace un par de semanas, me crucé en un aeropuerto europeo con Ivonne Baki. Arrastraba una pequeña maleta, vistiendo unos ajustados pantalones de diseño que acrecentaban los atributos de sus sorprendentemente bien torneadas nalgas (de diseño también). Subía por los ascensores, yo usaba las escaleras mecánicas. Le perdí la pista entrando a alguna sala VIP a las que, huelga decirlo, no suelo tener acceso. Imaginé que se hallaba en mitad de la vorágine de sus funciones como cabeza visible del equipo negociador del proyecto Yasuní ITT, que va por ahí haciendo esa mafiosa propuesta de:

"O me pagas o me pongo a contaminar el planeta de forma inmisericorde, al tiempo que destruyo el área con la mayor concentración de biodiversidad conocida, y en el camino aplasto a un par de pueblos aborígenes de los pocos que quedan no contactados",

y esa imagen me devolvió a AVATAR.

El problema, como casi siempre, de todo este asunto del Yasuní es el tema del respeto a la propiedad privada. En este caso, como el Estado se reserva la propiedad del subsuelo se considera legítimo dueño del petróleo descubierto y por descubrir dentro de los límites geográficamente arbitrarios que forman nuestras fronteras.

No importa que, con su mera presencia física en el lugar durante, probablemente, siglos, los pueblos no contactados tendrían, ante cualquier estancia judicial medianamente comprensiva, legítimos derechos de propiedad sobre esos territorios, yo argumentaría, inclusive, legítimos derechos de autodeterminación para elegir si es que en realidad eso de ser Ecuatorianos les importa un carajo, o prefieren no pertenecer (verbo usado con total voluntariedad, pues cada día que pasa más me doy cuenta de que el Estado considera a sus súbditos como una posesión que deben servir a su propósito de perpetuación como Entelequia, pero eso será tema de otro post) a Estado alguno; el subsuelo, de acuerdo a los defensores del estatismo socialista, no les pertenece. La adiposa de Montecristi pretende reconocerles un derecho a consulta, por supuesto no vinculante, que es, como casi todo en ese voluntarioso pero mediocre, documento, un saludo a la bandera de la retórica demagógica suma cum laude.

Porque, de tener un dueño legítimo esos yacimientos, si ese dueño decide no vender, a ningún precio, no debería existir ley alguna capaz de obligarle a deshacerse de sus derechos de propiedad por la fuerza. Haciendo un paralelismo con la película, en este caso, al menos en mi opinión, es evidente que, por mucho que se enmascare con propuestas esperpénticas (que igual tienen acogida ante tanto burócrata dispuesto siempre a gastar dinero ajeno), el Gobierno de Correa representa al insaciable y sediento Estatismo Mercantilista en contra de unos Naví criollos que ni siquiera saben que son ecuatorianos.

12 comentarios:

Batiduende dijo...

La cara de picañoña de Correa en esa foto me dice que se lo quiere comer al pitufino azul que tiene a su lado.

Juan Montalvo dijo...

jajaja... que vaina... a lo mejor le pide juntar sus trencitas como en la película...

Professor Hoax dijo...

La película es buena, los efectos muy buenos, es bien lograda. El mensaje, una birria.

Si se respetara la propiedad privada, si el contenido del subsuelo fuera propiedad de quien es propietario de la tierra, ya vería a los Navi criollos, con sus propias manos excavarían para sacar lo que tienen y tener dinero, les valdría la cultura, la ecología y el medio ambiente. Si vinieran los ecologistas a amarrarse a los árboles, terminarían convertidos en tzanzas.

F.R. dijo...

Como sabemos hace un par de semanas Sean Penn en una entrevista de TV defendió a ultranza al mico-mandante, lo cual fue un golpe bajo, pues viniendo de una figura tan conocida como Penn, es muy posible que mas de un incauto joven red neck pasara de la ignorancia acerca de la existencia de chavez a pensar que es un moderno Robin Hood. Nada más alejado de la realidad.

Ahora una actriz que también ha tenido participaciones importantes en Hollywood y que sobre todo HABLA CON CONOCIMIENTO DE CAUSA le responde a Penn en una carta abierta que bien se podría resumir en una frase You don’t know what you’re talking about, so, please shut the fuck up!

Esperemos que a María Conchita Alonso algún programa de TV le dé cabida igual que a Penn para que le deje ver como lo que es: Un conocedor de cuatro cuadras de Caracas, las cuatro cuadras que chavez le ha mostrado.

Saludos.

Anónimo dijo...

Esta semana completa los Venezolanos estan de "vacaciones" ahorrando energia.

Que fracaso de Gobierno!

Juan Montalvo dijo...

Me ha gustado mucho la columna de Bernardo Tobar en el diario hoy sobre este asunto del Yasuní y la verdadera dimensión del progreso.

Lo verdaderamente ecológicamente revolucionario sería declarar ese paque nacional zona protegida, sin exigir compensaciones a nadie, más allá de las colaboraciones voluntarias que cada quien quisiera aportar (algo como lo que sucede en galápagos) y dejarse de vainas. La verdadera riqueza, cómo intenta demostrar Tobar en su artículo, no está en el subsuelo...

El Chico de la Cabeza de Huevo dijo...

( I _ I )...Del fructas!!!

jaja... ash... me regreso a mi mundo: http://chicocabezadehuevo.blogspot.com

Un gusto, el Chico de la Cabeza de Huevo

Professor Hoax dijo...

La última de los criminales Castro: Reyna Luisa apaleada

Libertariandude dijo...

¡Qué gusto me da, como ecólogo que soy, encontrar una opinión como la tuya! Ya van seis años de dedicarme a esto, teniendo que aguantar a los "ecologistas" que no saben distinguir un cholán de un molle; pero eso sí, siempre están prontos a prolongar el absurdo mito del buen salvaje, y a darme discursos acerca de lo malévolo del capitalismo.

Anónimo dijo...

http://www.ecuadorenvivo.com/2010040348692/politica/_el_presidente_le_dice_maton_a_medio_ecuador_y_no_pasa_nada_dice_fabricio_correa.html

Ana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy Ana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme, anacect@gmail.com
Exitos con tu página.
Saludos
Ana

Juan Montalvo dijo...

Sobre el tema del post, parece que los Naví,... esto... los Huaorani, se han puesto las pilas...

Related Posts with Thumbnails